Islas

ALAJERÓ, el ritmo de una población estabilizada

Este municipio es conocido como la Despensa de la Isla, por su extensa y rica campiña. En sus límites se encuentra Playa Santiago, que de acoger fábricas de conservas y exportar tomates y plátanos, ha pasado a convertirse en una de las zonas más prósperas, perfilándose como centro turístico y de servicios.
S: LOJENDIO, S/C de Tenerife
28/sep/03 20:26 PM
Edición impresa

Alajeró corresponde a parte de los antiguos territorios aborígenes de Hipalán y Orone, y su apodo de Despensa de la Isla se deriva de su extensa y rica campiña.

Durante la conquista fue la zona que sufrió menor presión señorial y los escasos tributos a los que se vio sometida la población sugieren una tardía colonización.

En 1657, la iglesia de El Salvador fue elevada a rango de parroquia, mientras un informe de 1856 desvela la existencia de una escuela y una compañía militar.

El núcleo de población más importante es Playa Santiago, creado en torno a un puerto de pescadores en el que se instalaron dos fábricas de conservas.

En 1917 llegó al lugar una sociedad noruega y una década después lo hizo la firma Rodríguez López, que canalizó las aguas de la zona alta y potenció la agricultura de regadío, con el pequeño muelle de Playa Santiago como base desde la que exportar tomates y plátanos.

Pero la crisis de los años sesenta y setenta acabó con el sueño: se abandonaron las tierras y se cerraron las fábricas de conservas, lo que dio lugar a un fuerte emigración a Tenerife y Sudamérica.

En la actualidad, Playa Santiago se ha perfilado como centro turístico y de servicios, con un puerto para uso pesquero y deportivo, junto a la construcción de un complejo de cuatro estrellas que ha convertido a esta entidad en una de las más prósperas de la Isla.

La población de Alajeró, diseminada por caseríos, mantiene un ritmo estable de crecimiento, y continúa atrayendo flujos de extranjeros (alemanes e ingleses) que se residencian en la zona.