Sucesos

Un joven es retenido durante dos días en un edificio abandonado de Santa Cruz


N.D., S/C de Tenerife
28/sep/03 10:19 AM
Edición impresa

Un joven de 22 años, que sufre una minusvalía psíquica, fue secuestrado el pasado jueves por la noche cuando se disponía a coger la guagua en la avenida Tres de Mayo de Santa Cruz de Tenerife y fue retenido contra su voluntad durante dos días en un edificio abandonado de la calle Fomento, cerca de la ermita de Nuestra Señora de Regla.

Funcionarios de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife hallaron ayer sobre las ocho de la mañana a un chico, que responde a la iniciales N.J.R., ""descalzo y muy nervioso"" y que manifestaba que había sido secuestrado por cuatro hombres de nacionalidad marroquí.

Los agentes llamaron de inmediato a una ambulancia para que atendiera al joven, que es vecino de la capital tinerfeña, y se desplazaron hasta el lugar donde supuestamente se desarrolló el secuestro para inspeccionarlo y comprobar si había alguien dentro o no. Según las fuentes consultadas por este periódico, los funcionarios policiales no hallaron a nadie dentro del inmueble, aunque a 50 metros de allí encontraron un cuchillo con el que al parecer uno de los secuestradores salió a perseguir al joven cuando logró escapar de sus raptores.

Sin agua ni comida

Antes de ser trasladado al Hospital Universitario de La Candelaria para hacerle un reconocimiento, el joven, que estaba desnutrido, proporcionó a la Policía la descripción de sus secuestradores y les contó que, cuando se disponía a regresar a su domicilio el jueves, cuatro marroquíes le dijeron que se acercara. Él hizo caso omiso, pero entonces lo metieron en un coche contra su voluntad y lo llevaron hasta la citada casa abandonada. Narró a los agentes que durante su cautiverio, sus secuestradores no le dieron ni agua ni comida y lo tuvieron atado de manos, por lo que presentaba marcas de soga en sus muñecas.

Asimismo, N.J.R. denunció que había sido golpeado con un palo y que le habían robado su teléfono móvil cuando, supuestamente, trató de llamar a su familia. También, dijo que le habían sustraído sus tarjetas de crédito, el dinero en efectivo que llevaba encima y los tenis que calzaba.

Otro rapto

El pasado 26 de agosto, la Policía Local de Santa Cruz detuvo a un hombre de nacionalidad marroquí, identificado como N.M., de 32 años, acusado de haber secuestrado a un menor en este mismo edificio abandonado. Al igual que en esta ocasión los agentes municipales hallaron al menor ""en un gran estado de nerviosismo y ansiedad"" y éste les relató que había sido objeto de un secuestro, pero que había logrado escapar. La Policía Local se dirigió también al citado inmueble y encontró allí a un ciudadano marroquí, cuya descripción concordaba con la que había facilitado el menor.