Jornada Deportiva

Épico triunfo de España ante Polonia que le da el bronce y el pasaporte para ATENAS

El seleccionado que dirige Vicente Rodríguez fue capaz de superar una desventaja de 20 puntos para protagonizar una recta final impresionante.
29/sep/03 12:05 PM
Edición impresa

España logró alzarse al podio del Europeo femenino para colgarse el bronce y su primera clasificación deportiva para unos Juegos Olímpicos en un partido épico contra Polonia, que llegó a tener veinte puntos de diferencia (14-34) y al final del tercer periodo ganaba por quince (56-71) pero acabó derrotada en un impresionante último periodo del conjunto español.

Un parcial de 6-0 en el último minuto y medio de juego para rematar el 31-10 que las españolas firmaron en el cuarto final acabó con el incesante dominio ejercido por las polacas durante casi todo el encuentro, que no registró la primera ventaja del equipo dirigido por Vicente Rodríguez hasta que Marta Fernández anotó el 83-81, a falta de cuarenta segundos para la bocina.

España, presa de los centímetros de Malgoratza Dydek y la defensa en zona de Polonia a lo largo de prácticamente todo el encuentro, inició la reacción que la puso en el podio y le otorgó el pasaporte para Atenas 2004 de la mano de Fernández y Nuría Martínez, artífices del renacer ofensivo español y de la culminación de una remontada épica.

La altura de Dydek y la zona apoyaron el gran acierto lanzador de las polacas para situar al equipo español al borde del precipicio debido a su mal comienzo, igual que contra Serbia y Montenegro y frente a Rusia.

Un parcial de 15-2 en el segundo cuarto evitó la caída de la selección femenina antes del descanso (29-36 m.15), pero la insistencia de Polonia con la zona y el rendimiento de sus jugadoras en ataque dejó a España catorce puntos por detrás en el ecuador del choque (35-49).

Los intentos de las internacionales de Vicente Rodríguez por revivir habían fracasado uno detrás de otro hasta que Nuría Martínez y Marta Fernández asumieron la responsabilidad en el tercer cuarto. La mejoría que las dos aleros imprimieron al baloncesto español apenas afectó a las polacas, que a falta de diez minutos tenían el encuentro virtualmente resuelto.

Sin embargo, España apretó aún más su defensa, consiguió forzar malos tiros de su rival y dominar la pintura para lanzar los contragolpes que dieron cuerpo a la remontada final mientras Polonia perdía impulso a cada minuto y se despedía del banquillo en un último minuto y medio magistral a cargo del equipo nacional, que acompañará a la selección masculina en los Juegos de Atenas.

El oro se lo llevó Rusia al vencer a la República Checa por 59-56, en una interesante final.