Internacional

Israel levantará el segundo tramo del muro que aislará Cisjordania

El Gobierno sionista decidió ayer continuar la construcción de la "valla de seguridad", con la que se anexiona de facto gran cantidad de tierras árabes y diversos asentamientos judíos construidos de forma ilegal. Las autoridades palestinas han advertido de que esta decisión pone la puntilla al proceso de paz.
AGENCIAS, Jerusalén
2/oct/03 20:36 PM
Edición impresa

El Gobierno israelí iniciará las obras del segundo tramo de la denominada "valla de seguridad", con la que, en teoría, pretende separar los territorios palestinos de los israelíes, en un intento de frenar los atentados suicidas en su zona.

La valla, que ha sido desautorizada por la ONU, fija un nuevo límite al Estado sionista y supondrá la anexión de tierras pertenecientes a los palestinos y de algunos asentamientos judíos construidos de forma ilegal.

La construcción de este muro de alambradas y cemento armado despierta especial resistencia entre la población árabe, pues, además de significar en muchos casos la confiscación de hecho de sus propiedades, implica su aislamiento del resto de la población de Cisjordania, además de la creación de auténticos guetos árabes.

El Gobierno israelí aprobó ayer por 18 votos a favor, cuatro en contra y una abstención, la expansión de esta cerca, una decisión que llegó solamente un día después de que las Naciones Unidas calificaran la construcción de dicho muro de un "acto ilegal de anexión" por la parte sionista.

El nuevo tramo tendrá una longitud de 42 kilómetros, que se agregarán a los 150 que ya existen aunque no serán contiguos. Mediante esta decisión el Gobierno de Ariel Sharon quiere quedar bien con Estados Unidos.

No se incluirá Ariel

Por ese motivo, el trazado del muro de momento no incluirá el asentamiento israelí de de Ariel, la segunda colonia judía más poblada de Cisjordania, con 18.000 habitantes. Se trata de una colonia que se encuentra a una distancia de 20 kilómetros de la línea verde de 1967 y que, según se decidió ayer, tendrá un muro especial para ella sola.

Sin embargo, Sharon espera "convencer" más adelante a Estados Unidos para que el trazado principal del muro también incluya a Ariel.

En la zona de la línea verde paralela a Ariel no habrá muro por ahora y la vigilancia de esta área muy próxima a Tel Aviv, y por lo tanto muy sensible, se hará por otros medios.

A diferencia del tramo anterior, éste se alzará en algunos casos, para dejar dentro de la zona israelí de protección a varios asentamientos judíos, hasta 20 kilómetros dentro de Cisjordania, esto es, al Este de la línea divisoria o "línea verde" entre este territorio y el de Israel.

La "línea verde" era un límite provisional fijado tras la primera guerra árabe-israelí entre los años 1948 y 1949 en los acuerdos de armisticio que se firmaron en la isla de Rodas, y que le otorgaban ese carácter precario con la esperanza de que las fronteras definitivas iban a ser negociadas de inmediato.

Por su parte, el primer ministro palestino designado, Abú Alá, manifestó ayer que Israel tiene intenciones de destruir el proceso de paz.

"Todas estas medidas destruirán el proceso de paz", aseveró Abú Alá en Ramala, después de haber mantenido una reunión con el presidente Yaser Arafat, con quien ultima los detalles de la formación del nuevo Gobierno palestino.