Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Policía detiene en Zaragoza al 'Rey del Cachopo' leer

La madre de Vanesa asegura que no podrá descansar hasta que cojan a los asesinos

Esther González, la madre de la joven cuyo cadáver apareció el 21 de septiembre en Arona, se ha preguntado muchas veces quiénes y por qué asesinaron a su hija. Pidió colaboración para encontrar a los autores del crimen y solicitó que cuando éstos aparezcan se pasen el resto de sus vidas en la cárcel.
EL DÍA, S/C de Tenerife
3/oct/03 10:19 AM
Edición impresa

"Hasta que no cojan a los asesinos de mi hija no podremos descansar en paz". Así de tajante se mostró la madre de Vanessa Roque, Esther González, cuando fue cuestionada ayer por cómo han pasado ella y su familia las dos semanas que han transcurrido desde que apareció el cadáver de su hija en el margen de una carretera de Arona el 21 de septiembre.

Esther González, en una entrevista concedida a "Intersur Radio", pidió a la Policía, a la Guardia Civil y a la Justicia que encuentren a los que asesinaron a su hija. "Si no los pueden matar que los metan en la cárcel y, de ahí, al cementerio", sentenció.

Asimismo, solicitó a todas las personas que crean saber algo sobre este crimen, por el que todavía no se ha detenido a nadie, que lo comuniquen a la Policía. En este grupo de personas, Esther González citó expresamente a las madres de los homicidas, que a su juicio tienen que sospechar algo.

Esther González manifestó además que todavía no se puede creer "que algo así" le haya pasado a ella y dijo que se ha preguntado muchas veces quiénes asesinaron a su hija y por qué, pues Vanessa "era una chica buena".

La madre de esta mujer de 23 años apuntó además que "lo único" que le ha consolado es su nieta, la hija de la joven fallecida, "el gajito que me ha quedado de ella".

Relató que el pasado lunes entre ella y una hermana le contaron "con el alma en las manos" a la niña que su madre "no volvería", porque siempre preguntaba por ella. "Le dije que ahora estaba más tranquila", matizó.

"Era una persona alegre"

Esther González contó que su marido ha empezado a trabajar "para tranquilizarse", aunque confesó que ella no lo encuentra muy bien. Además, dijo que ella tampoco se ha recuperado y que ahora es como era, "una persona alegre".

"Uno, sin saber cómo, hace de tripas corazón", afirmó la madre de Vanessa, quien además quiso agradecer el apoyo y la ayuda que han tenido de todo el pueblo de Cabo Blanco, de donde ellos son vecinos.

"Mi familia dique que ya no se puede hacer nada y me recomienda que siga para adelante", concluyó Esther González.