Islas
ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (2) FRONTERA

LA FRONTERA, un valle abierto al Atlántico

Este municipio ha ido ganando en importancia a medida que se convertía en el centro de las prósperas explotaciones de frutales, hasta el punto de superar a Valverde en número de habitantes. La comunidad venezolana, emigrantes retornados, es la más numerosa entre los foráneos seguida por los alemanes.
EL DÍA, S/C de Tenerife
4/oct/03 20:41 PM
Edición impresa

MAÑANA, MUNICIPIO DE VALVERDE

La historia de este municipio herreño es también la de la propia Isla, sometida al poder de los señores feudales hasta bien entrado el siglo XIX, ligada a los ciclos y las crisis de una agricultura de exportación que, en unos casos, estuvo capitalizada por el comercio del vino y, en otros, por la cochinilla, ese parásito que habita en las chumberas, o la orchilla, un liquen de brillante color rojo que se utilizaba para obtener cotizados tintes naturales, y sacudida por el fenómeno de la emigración.

La base de la economía ha estado protagonizada por el acento del sector primario. De esta manera, La Frontera ha ido ga-nando en importancia a medida que se iba convirtiendo en el centro de las prósperas explotaciones de frutales, con cultivos como el de piña tropical, papaya y aguacate. Además, sus laderas se han poblado de excelentes viñedos que han dado lugar a un subsector económico pujante que cuenta con denominación de origen propia, El Hierro, mientras la pesca de tipo artesanal se concentra en La Restinga.

La Frontera engloba los núcleos del Valle del Golfo, El Pinar, La Restinga y la zona más occidental de la Isla, pero es un término que también se emplea como sinónimo del pueblo de Tigaday. Es precisamente allí donde se encuentra localizado el ayuntamiento, la escuela, la casa de la cultura, las entidades bancarias, las pensiones, los bares y los restaurantes.

A lo largo de los años, el lugar ha ido cobrando importancia, hasta el punto de competir y superar al otro municipio de la Isla, la capital Valverde, en número de habitantes, convirtiéndose en el centro dinamizador y económico.

De los vecinos empadronados en La Frontera en el año 2001, sólo el 40 por ciento eran naturales del lugar, mientras destaca la cifra del 35,8 que procedían de otros municipios del Archipiélago, además de los extranjeros, que representaban un valor del 18 por ciento.

En cuanto al capítulo de la población foránea, la comunidad venezolana es la más significativa, junto a la de los alemanes. Este flujo de emigrantes retornados ha ido en aumento durante los últimos años, siendo su perfil el de jóvenes que prefieren establecer su domicilio en La Frontera en detrimento de Valverde.

El sector turístico se desarrolla lentamente, poniendo el acento en una oferta de tipo rural que se complementa con alojamientos de apartamentos y bungalows, además de la posibilidad del ocio y la aventura. El Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIOT), a probado inicialmente, contempla un total de 2.300 nuevas camas, de las que 700 corresponden a El Golfo, siendo el 50% de turismo rural y el resto, hoteles de alto estándar.

ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (2) FRONTERA