Vivir

Abiertos expedientes sancionadores a ocho residencias de mayores en las Islas

Es probable que se resuelvan con el cierre de los establecimientos, como el de un centro ubicado en un municipio tinerfeño iniciado ya y que se suma a otro voluntario en la capital. Actualmente existen 142 solicitudes de autorización, de las que 109 la tienen condicionada a su adaptación al Decreto 46/2000.
IOSUNE NIETO, S/C de Tfe.
4/oct/03 20:42 PM
Edición impresa

Recientemente cerró sus puertas en la capital tinerfeña el centro de la tercera edad Mencey, un establecimiento que fue apercibido de la revocación de su autorización provisional debido a los diversos incumplimientos de los requisitos contenidos en el Decreto 63/2000 que regula este tipo de establecimientos en la Comunidad Autónoma. En similares circunstancias se encuentran otras ocho residencias de las Islas a las que se les ha abierto sus respectivos expedientes sancionadores, que pueden significar su cierre, informó ayer a EL DÍA el viceconsejero de Asuntos Sociales del Ejecutivo Autónomo, Benito Codina.

El responsable autonómico destacó que actualmente constan en el departamento de Asuntos Sociales 142 solicitudes de autorización de residencias para la tercera edad tras entrar en vigor la normativa hace tres años, de las que 109 están condicionadas al cumplimiento de los acuerdos o informes de adaptación a la legislación vigente.

No obstante, matizó que ya existe un borrador de modificación del citado decreto con las condiciones de los distintos centros para mayores, "puesto que en el anterior no se establecían con exactitud los requisitos".

Prudencia

En todo caso, el viceconsejero se negó a ofrecer algún dato sobre el nombre o ubicación de los centros expedientados, "para no generar una situación de alarma", y descartó que en alguno los motivos sean por malos tratos. Sí aludió al cierre de una residencia en un municipio de la isla de Tenerife, "para lo cual ya se han mantenido reuniones con los familiares, para no generar ansiedad y tampoco en el anciano, al que hay que tratar con máxima delicadeza puesto que se le puede producir una situación de desarraigo".

La prudencia y la discreción preside la actuación del departamento de Asuntos Sociales, dejó entrever Benito Codina, para quien hay que priorizar el bienestar de los mayores a los que se ha de buscar a continuación acomodo en otra residencia que ofrezca similares servicios adaptados a sus necesidades.

En todo caso, el viceconsejero de Asuntos Sociales consideró que las residencias de la tercera edad en Canarias son de "buena calidad", aunque matizó que "acabo de pedir un informe exhaustivo de todas las solicitudes de autorización en trámite". Codina se refirió, además, a que tanto el servicio de inspección como el departamento de Servicios Sociales "estamos a disposición de las familias para que se asesoren con todo lujo de detalles acerca de las características de los centros y sobre el que puede ser el más idóneo", porque, sentenció, "no hay centros mejores o peores, sino que se adapten a la necesidad de la persona".

Reclamó por ello el "importante papel" que deben tener las familias para conocer cómo es la vida de sus allegados en estos centros y por su aportación "afectiva y emocional", y advirtió sobre el coste de algunas de residencias que puede hacer sospechar del servicio prestado que "el criterio económico es un factor que tenemos en cuenta a la hora de autorizarlas, porque las residencias también tienen que ser rentables".

El viceconsejero dijo que es propósito de su departamento llevar a cabo una campaña informativa dirigida a las familias y a los ancianos, para garantizar la elección.