Sucesos

El mozo de espadas herido en Las Ventas corre peligro de perder el pie derecho


EFE, Madrid
6/oct/03 10:20 AM
Edición impresa

EFE, Madrid

El mozo de espadas Alfonso Romero, que actuaba a las órdenes del diestro Salvador Vega, y que resultó herido de gravedad el pasado sábado al saltar el segundo toro al callejón en Las Ventas, en Madrid, aún corre peligro de perder el pie derecho.

Romero, que sufrió triple fractura de grado tres, está algo más animado, aunque con fuertes dolores.

Pese a la incertidumbre es optimista. "En un principio los doctores me asustaron porque hablaban de que podría perder el pie, pero hoy (por ayer), que me han visto por segunda vez, me han comentado que hay una posibilidad si no me surge ninguna infección", afirmó.

"Me encuentro regular tras la operación de la noche del sábado. Gracias a los antibióticos siento algo de alivio. La intervención fue para reconstruir los huesos y todos los destrozos que sufrí, y me han dejado la herida abierta para evitar que se produzca una infección y la cerrarán con una nueva operación".

Alfonso Romero, que está ingresado en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, ocupando la habitación 914, sabe que de conservar su pie derecho le espera una larga convalecencia para su recuperación, de entre cuatro y seis meses, aunque eso para él "es una buena señal. En ese caso me armaré de paciencia y para adelante. Dios quiera que así sea", finalizó.

Hay que recordar que el toro, segundo de la tarde, brincó al otro lado de la barrera empitonando al mozo de espadas Alfonso Romero, de pronóstico grave, y que también arrolló a un empleado de una cadena de televisión, José Manuel Aguado, que fue atendido de contusiones y erosiones múltiples, de pronóstico reservado.

El mozo de espadas Alfonso Romero, que actuaba a las órdenes del diestro Salvador Vega, y que resultó herido de gravedad el pasado sábado al saltar el segundo toro al callejón en Las Ventas, en Madrid, aún corre peligro de perder el pie derecho.

Romero, que sufrió triple fractura de grado tres, está algo más animado, aunque con fuertes dolores.

Pese a la incertidumbre es optimista. "En un principio los doctores me asustaron porque hablaban de que podría perder el pie, pero hoy (por ayer), que me han visto por segunda vez, me han comentado que hay una posibilidad si no me surge ninguna infección", afirmó.

"Me encuentro regular tras la operación de la noche del sábado. Gracias a los antibióticos siento algo de alivio. La intervención fue para reconstruir los huesos y todos los destrozos que sufrí, y me han dejado la herida abierta para evitar que se produzca una infección y la cerrarán con una nueva operación".

Alfonso Romero, que está ingresado en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, ocupando la habitación 914, sabe que de conservar su pie derecho le espera una larga convalecencia para su recuperación, de entre cuatro y seis meses, aunque eso para él "es una buena señal. En ese caso me armaré de paciencia y para adelante. Dios quiera que así sea", finalizó.

Hay que recordar que el toro, segundo de la tarde, brincó al otro lado de la barrera empitonando al mozo de espadas Alfonso Romero, de pronóstico grave, y que también arrolló a un empleado de una cadena de televisión, José Manuel Aguado, que fue atendido de contusiones y erosiones múltiples, de pronóstico reservado.