Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
Clavijo cancela la reunión del Fdcan por la ausencia de Pestana y de la mayoría de alcaldes leer

La industria despega en España con la recuperación del empleo y la inversión

El Servicio de Estudios del Banco de España ha hecho público un informe del que se desprende que la progresiva recuperación del sector se afianza. Ganan posiciones las ramas que suministran bienes para el consumo interior, mientras el deterioro de los mercados exteriores pasa factura a las químicas.
C0LPISA, Madrid
6/oct/03 16:00 PM
Edición impresa

La industria recuperó el pulso en el primer semestre de 2003, un periodo en el que las empresas que aportan sus datos a la Central de Balances del Banco de España vieron crecer su valor añadido en un 4,9%, frente al modesto 0,4% del mismo periodo del ejercicio anterior.

Este incremento se explica por la recuperación de la inversión en bienes de equipo, que tiene reflejo generalizado en todos los subsectores. Un análisis detallado de los datos revela, sin embargo, que algunas áreas de actividad han sufrido en el segundo trimestre del año un relativo retroceso. Es el caso de la industria química, fuertemente afectada por la exposición a otros mercados, que pierde el terreno ganado en el arranque del ejercicio.

Motor

Frente al deterioro de los mercados exteriores, derivado de la desaceleración de las economías consideradas el "motor" de Europa, han ganado posiciones los sectores que suministran bienes destinados al consumo interior. Alimentación, bebidas y tabaco, por un lado, y los transformadores del vidrio, cerámica y metales, registraron en el primer semestre destacados avances.

El empleo aumentó en la industria un 0,4% hasta junio. Los informes trimestrales de la Central de Balances del Banco de España tienen un sesgo que otorga mayor peso a las grandes empresas -las primeras que facilitan sus datos-, lo que otorga mayor valor a la creación de puestos de trabajo.

Las grandes compañías han destruido empleo hasta fecha reciente, por los procesos de reestructuración. En el primer semestre de 2002 la caída del empleo fue del 2,1%. No obstante, en idéntico periodo de este año, todas las empresas industriales aumentaron sus plantillas, excepto las químicas y "otras manufactureras". Las remuneraciones medias de las empresas industriales aumentaron en el primer semestre en una proporción algo inferior al promedio de las compañías (4,2% frente al 4,4%). Este incremento puede constituir un riesgo -apunta el servicio de estudios del Banco de España-, para las empresas más expuestas a la competencia exterior. Aumento de empleo y de las retribuciones se tradujo en un alza de los costes de personal del 4,6% para las empresas industriales en el primer semestre del año. Este avance no impidió que el resultado ordinario neto de las empresas industriales experimentara una mejora anual del 7,9%, en fuerte contraste con el descenso del 0,1% experimentado doce meses antes. La actividad de las empresas industriales se acerca al promedio del conjunto de las compañías no financieras, donde el comercio y otros servicios siguen tirando con fuerza. El Banco de España, que analiza en detalle la evolución de las empresas industriales, deduce que la progresiva recuperación de la actividad del sector se afianza.

La industria recuperó el pulso en el primer semestre de 2003, un periodo en el que las empresas que aportan sus datos a la Central de Balances del Banco de España vieron crecer su valor añadido en un 4,9%, frente al modesto 0,4% del mismo periodo del ejercicio anterior.

Este incremento se explica por la recuperación de la inversión en bienes de equipo, que tiene reflejo generalizado en todos los subsectores. Un análisis detallado de los datos revela, sin embargo, que algunas áreas de actividad han sufrido en el segundo trimestre del año un relativo retroceso. Es el caso de la industria química, fuertemente afectada por la exposición a otros mercados, que pierde el terreno ganado en el arranque del ejercicio.

Frente al deterioro de los mercados exteriores, derivado de la desaceleración de las economías consideradas el "motor" de Europa, han ganado posiciones los sectores que suministran bienes destinados al consumo interior. Alimentación, bebidas y tabaco, por un lado, y los transformadores del vidrio, cerámica y metales, registraron en el primer semestre destacados avances.

El empleo aumentó en la industria un 0,4% hasta junio. Los informes trimestrales de la Central de Balances del Banco de España tienen un sesgo que otorga mayor peso a las grandes empresas -las primeras que facilitan sus datos-, lo que otorga mayor valor a la creación de puestos de trabajo.

Las grandes compañías han destruido empleo hasta fecha reciente, por los procesos de reestructuración. En el primer semestre de 2002 la caída del empleo fue del 2,1%. No obstante, en idéntico periodo de este año, todas las empresas industriales aumentaron sus plantillas, excepto las químicas y "otras manufactureras". Las remuneraciones medias de las empresas industriales aumentaron en el primer semestre en una proporción algo inferior al promedio de las compañías (4,2% frente al 4,4%). Este incremento puede constituir un riesgo -apunta el servicio de estudios del Banco de España-, para las empresas más expuestas a la competencia exterior. Aumento de empleo y de las retribuciones se tradujo en un alza de los costes de personal del 4,6% para las empresas industriales en el primer semestre del año. Este avance no impidió que el resultado ordinario neto de las empresas industriales experimentara una mejora anual del 7,9%, en fuerte contraste con el descenso del 0,1% experimentado doce meses antes. La actividad de las empresas industriales se acerca al promedio del conjunto de las compañías no financieras, donde el comercio y otros servicios siguen tirando con fuerza. El Banco de España, que analiza en detalle la evolución de las empresas industriales, deduce que la progresiva recuperación de la actividad del sector se afianza.