Sucesos

Aplazan el juicio contra los 24 implicados en una red de prostitución

Los procesados están acusados de captar a mujeres del Este de Europa con destino a Gran Canaria con el fin de que vendieran su cuerpo a cambio de dinero. Uno de los procesados no se presentó a la vista y se decretó su busca.
EFE, Las Palmas
7/oct/03 10:20 AM
Edición impresa

EFE, Las Palmas

La vista del juicio que se sigue contra los 24 acusados de delitos de prostitución y relacionados con una red para captar mujeres del Este de Europa con destino a Gran Canaria, ha sido aplazada al no presentarse uno de los inculpados.

El tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia de Las Palmas ordenó la busca y captura del acusado Enrique Ponte, quien debía viajar desde Palma de Mallorca a Gran Canaria para asistir al juicio sobre esta trama, que, según sostiene, uno de los letrados de la defensa, "no existe" y se trata de una "causa sobredimensionada. La vista oral comienza hoy se presente o no Ponte, según acordó el presidente de la Sala, Antonio Castro, y se prolongará al menos durante ocho días, ante el alto número de acusados y testigos que tendrán que declarar.

El fiscal pide 178 años

Las penas solicitadas por el fiscal en su escrito de acusación provisional son, además de prostitución, delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, asociación ilícita, falsedad de documento mercantil, estafa e insolvencia punible y suman 178 años de cárcel.

Según el fiscal, dos de los principales acusados, José H.N., y Renzo M., constituyeron en enero de 2000 una sociedad denominada Model''s 2000 S.L. Ambos socios utilizaron la sociedad para el ejercicio de la prostitución, y explotaban a chicas procedentes de los países del Este de Europa, fundamentalmente, que eran captadas en sus lugares de origen mediante anuncios en prensa o a través de contactos. A las chicas se les abonaba el billete de avión hacia Canarias y éstas debían prostituirse para pagar el pasaje y sacar beneficios la sociedad. Como consecuencia de las investigaciones policiales, y a raíz del proceso de regulación de inmigrantes que se llevó a cabo, se observó que el acusado José H.N., en connivencia con otras personas, intentó regularizar la situación de las chicas que había traído a Gran Canaria y que formaban parte de una organización. El abogado Jaime Sanz de Bremond sostiene que existe una especial animadversión contra su cliente, ya que paralelamente a esta investigación, estaba inmerso en otro juicio en la Audiencia Nacional, en el que declaró contra dos policías nacionales que resultaron condenados por un delito contra la salud pública. Uno de ellos es el comisario Rafael Octavio Jara, que ejercía en Canarias y fue condenado a 16 años y 4 meses de prisión por el citado delito y a dos años por depósito de armas y municiones, explicó el letrado.