Dinero y Trabajo

Caruana dice en el Congreso que el endeudamiento de las familias debe moderarse


EFE, Madrid
8/oct/03 16:00 PM
Edición impresa

El gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, afirmó ayer que, para que la economía española consolide una senda de crecimiento sostenido, el endeudamiento de las familias debe moderarse y los precios de la vivienda encauzarse hacia aumentos "compatibles con la evolución de sus fundamentos".

Durante su comparecencia ante la comisión de Presupuestos del Congreso, Caruana calculó que el 2003 concluirá con un aumento del PIB en torno al 2,3% previsto por el Ejecutivo, que será un "punto de partida adecuado" para alcanzar en el 2004 una tasa de crecimiento cercana al 3%.

El gobernador valoró los resultados de la economía española desde comienzos de este año, pues confiones mostraban una cierta debilidad.

Explicó que este patrón de crecimiento, al mantenerse de forma prolongada, ha dado lugar a la aparición de fenómenos "que conviene encauzar", en concreto, la persistencia de diferenciales positivos de inflación con la media de la zona euro, el encarecimiento de la vivienda y el incremento del endeudamiento de los hogares.

Respecto a la inflación, admitió que parte del diferencial se explica por la fortaleza del consumo, sobre todo en mercados que carecen de la flexibilidad y eficiencia necesarias, pero recordó que provoca aumentos salariales mayores que en los países del entorno, lo que perjudica la competitividad de los sectores expuestos a la competencia exterior.

En cuanto al mercado inmobiliario, dijo que la presión sobre los precios se deriva de una demanda pujante -debido al descenso de los tipos de interés, el aumento del empleo y la renta de las familias, la evolución bajista de los mercados de capitales y factores demográficos- sobre una oferta con una limitada capacidad de reacción a corto plazo.

Debate presupuestario

Asimismo, el descenso de los tipos de interés hipotecarios ha permitido a los hogares afrontar la carga financiera derivada de la adquisición de viviendas, pero ha provocado al mismo tiempo un rápido aumento del endeudamiento del sector. Caruana insistió en que su objetivo es enviar un "mensaje de prudencia, que no de alarma" respecto al creciente endeudamiento familiar, subrayó que su previsión es que los precios inmobiliarios se moderen progresivamente y opinó que las medidas más eficaces para conseguirlo son las vinculadas a la oferta. El gobernador recordó el "importante papel" que tiene la política económica a la hora de fortalecer un patrón de crecimiento equilibrado y abogó por la continuidad de las reformas estructurales para mejorar el funcionamiento de los mercados. A su juicio, la política presupuestaria es "particularmente relevante" y dijo que el objetivo de equilibrio puede ser compatible con una política fiscal moderadamente expansiva, además de con el incremento de las partidas para gasto social e inversión.

Caruana consideró clave que el equilibrio en las cuentas se mantenga el año que viene y apuntó que podría llegar a ser conveniente alcanzar un cierto superávit, para afrontar con mayores garantías los retos a largo plazo, como el envejecimiento de la población.