Santa Cruz de Tenerife

La Subdelegación del Gobierno promete incrementar la vigilancia en los institutos

La responsable de la Administración central se reunió ayer con la comunidad educativa, atendiendo a una solicitud de los centros de Secundaria de Santa Cruz y La Laguna, para articular medidas de seguridad que eviten la entrada de personas ajenas a las instalaciones y la venta de droga en el exterior.
EL DÍA, S/C de Tenerife
9/oct/03 20:53 PM
Edición impresa

La subdelegada del Gobierno central en la provincia tinerfeña, Pilar Merino, se comprometió ayer ante los directores de los institutos de Enseñanza Secundaria de Santa Cruz y La Laguna a incrementar la vigilancia en los exteriores de una veintena de centros para evitar la posible entrada de personas ajenas a la vida escolar que puedan provocar altercados en el interior de las instalaciones. Otro de los compromisos adoptados fue aumentar la presencia y los dispositivos en los exteriores de los colegios de Secundaria para impedir la venta de droga.

El encuentro se desarrolló en la sede de la Dirección Territorial de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias a instancias de los directores de los institutos y del propio director territorial, José Zenón Ruano. Junto a las autoridades municipales de Santa Cruz y La Laguna participaron miembros de la Fitapa y casi una docena de alumnos que representan a los estudiantes en los respectivos consejos escolares.

Los responsables de los centros docentes demandaron a las concejalías de Asuntos Sociales de ambos ayuntamientos que velen por dar estabilidad al personal que trabaja en sus respectivos departamentos. Esta solicitud está justificada en los estudios que se instruyen desde esas áreas municipales sobre determinadas situaciones de absentismo escolar.

Los expedientes son tramitados por asistentes sociales que tienen contratos de cinco meses, según aseguran los profesores. Esto provoca que, cuando se sucede el relevo del personal del convenio, se desconozcan los procesos que han realizado sus antecesoras y sea necesario que se inicie o se paralice el caso hasta que el trabajador conozca la situación.

Según explicó el director territorial de Educación, el absentismo escolar es una luz de alarma sobre la situación del alumno que, en vez de estar en clase, como marca la ley, quizás ocupa su tiempo libre en actividades no lícitas.

La subdelegada del Gobierno hizo un llamamiento a la responsabilidad tanto de los padres como de la comunidad educativa vecinal para evitar las ausencias de clase de niños que están en edad escolar.

Pilar Merino apostó por incrementar la coordinación y la colaboración con los diferentes centros educativos. "Ellos conocen de primera mano las situaciones que se viven en el entorno de los colegios, por lo que su colaboración es imprescindible para los operativos policiales". Merino agradeció la colaboración que siempre ha encontrado en la Dirección Territorial de Educación.

Tanto José Zenón Ruano como la subdelegada afirmaron que los índices de drogadicción e inseguridad en los colegios son el "reflejo de los que existen en la sociedad", sin que haya motivo para la alarma.

La subdelegada del Gobierno central en la provincia tinerfeña, Pilar Merino, se comprometió ayer ante los directores de los institutos de Enseñanza Secundaria de Santa Cruz y La Laguna a incrementar la vigilancia en los exteriores de una veintena de centros para evitar la posible entrada de personas ajenas a la vida escolar que puedan provocar altercados en el interior de las instalaciones. Otro de los compromisos adoptados fue aumentar la presencia y los dispositivos en los exteriores de los colegios de Secundaria para impedir la venta de droga.

El encuentro se desarrolló en la sede de la Dirección Territorial de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias a instancias de los directores de los institutos y del propio director territorial, José Zenón Ruano. Junto a las autoridades municipales de Santa Cruz y La Laguna participaron miembros de la Fitapa y casi una docena de alumnos que representan a los estudiantes en los respectivos consejos escolares.

Los responsables de los centros docentes demandaron a las concejalías de Asuntos Sociales de ambos ayuntamientos que velen por dar estabilidad al personal que trabaja en sus respectivos departamentos. Esta solicitud está justificada en los estudios que se instruyen desde esas áreas municipales sobre determinadas situaciones de absentismo escolar.

Los expedientes son tramitados por asistentes sociales que tienen contratos de cinco meses, según aseguran los profesores. Esto provoca que, cuando se sucede el relevo del personal del convenio, se desconozcan los procesos que han realizado sus antecesoras y sea necesario que se inicie o se paralice el caso hasta que el trabajador conozca la situación.

Según explicó el director territorial de Educación, el absentismo escolar es una luz de alarma sobre la situación del alumno que, en vez de estar en clase, como marca la ley, quizás ocupa su tiempo libre en actividades no lícitas.

La subdelegada del Gobierno hizo un llamamiento a la responsabilidad tanto de los padres como de la comunidad educativa vecinal para evitar las ausencias de clase de niños que están en edad escolar.

Pilar Merino apostó por incrementar la coordinación y la colaboración con los diferentes centros educativos. "Ellos conocen de primera mano las situaciones que se viven en el entorno de los colegios, por lo que su colaboración es imprescindible para los operativos policiales". Merino agradeció la colaboración que siempre ha encontrado en la Dirección Territorial de Educación.

Tanto José Zenón Ruano como la subdelegada afirmaron que los índices de drogadicción e inseguridad en los colegios son el "reflejo de los que existen en la sociedad", sin que haya motivo para la alarma.