Tenerife Norte

El Ayuntamiento realejero paraliza las nuevas inversiones hasta el año 2005

La "precaria" situación económica del Consistorio norteño obliga al gobierno local (CC-PP) a elaborar un presupuesto restrictivo para 2004, retrasar obras y reorganizar y modernizar la gestión recaudatoria, "aunque sin elevar la presión fiscal". Sin embargo, hay fondos suficientes para pagar a los proveedores.
EL DÍA, Los Realejos
10/oct/03 18:44 PM
Edición impresa

El alcalde realejero, Oswaldo Amaro (CC), y el edil de Hacienda, Manuel Domínguez (PP), aseguraron ayer que la "precaria" situación económica del Ayuntamiento de Los Realejos obliga a paralizar las nuevas inversiones municipales hasta el año 2005. El presupuesto de 2004 será "bastante restrictivo" y, según Amaro, "durante el próximo año habrá que apretarse el cinturón para poder sanear las arcas municipales".

El grupo de gobierno (CC-PP) afirma que el consistorio cuenta con liquidez para asumir los pagos pendientes a los proveedores, "pero no dispone de fondos para asumir el coste de nuevos proyectos de inversión".

El escaso nivel de ahorro impide que la administración local pueda aumentar su endeudamiento, por lo que en 2004 no podrá hacer frente a un nuevo plan de inversiones. Además, ha sido necesario posponer algunas obras en ejecución hasta el año próximo, para hacer frente a otros gastos.

En 2004, el consistorio realejero se limitará a continuar obras comprometidas en el mandato anterior, como los cuatro nuevos centros sociales.

Amaro y Domínguez destacaron que los servicios municipales son actualmente deficitarios y que el remanente de tesorería, cuyo gasto ya está comprometido, asciende únicamente a 424.000 euros.

Para solucionar esta situación, CC y PP estudiarán la renegociación de los créditos existentes; reorganizarán y modernizarán la gestión recaudatoria; crearán un departamento de captación, gestión y control de recursos; retrasarán las obras pendientes de 2003 a 2004, y solicitarán financiación de otras administraciones públicas.

La presión fiscal se congelará, pero el ayuntamiento tratará de optimizar la recaudación, cuyas deficiencias son una de las principales razones de la crisis económica actual. Domínguez indicó, a modo de ejemplo, que en el municipio, de 36.000 habitantes, sólo pagan la tasa de escaparate unas 70 personas.

Otro de los objetivos que se marca el equipo de Amaro es que cada concejalía cuente con un presupuesto autónomo y preestablecido, "de manera que cada área sepa de cuánto dinero dispone para gastar".

El 60 por ciento de las cuentas de 2004 se dedicarán a gastos de personal y devolución y amortización de préstamos; el 34% a otros gastos, y el 6% a Servicios Sociales.

El nacionalista Oswaldo Amaro señaló ayer que esperaba encontrarse un consistorio con problemas económicos, "pero tras 100 días de análisis nos hemos dado cuenta de que la situación real es peor que la prevista".

Efectos y soluciones

Oswaldo Amaro (CC) lamentó ayer que la situación económica "heredada del anterior equipo de gobierno (PSOE)" obligue a retrasar, como mínimo hasta 2004, proyectos como la plaza de La Cartaya, el parque de La Montaña, la compra del cine Viera o algunas actuaciones urbanísticas del Plan Municipal de Revitalización Económica. Sin embargo, el alcalde realejero expresó su confianza en que el Cabildo de Tenerife y el Gobierno de Canarias realicen un esfuerzo inversor en el municipio norteño. Con este objetivo, Amaro y otros ediles del gobierno local se reunirán en la mañana de hoy con el presidente insular, Ricardo Melchior. Además, también han solicitado un encuentro con el mandatario regional, Adán Martín, y con la consejera regional de Sanidad, María del Mar Julios. El Ayuntamiento de Los Realejos descarta privatizar los servicios deficitarios, baraja la posibilidad de crear nuevas empresas municipales y confía en que la potenciación de la Mancomunidad del Valle de La Orotava permita ahorrar gastos mediante la creación de servicios mancomunados.