La Laguna
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Pablo Casado reclama la ilegalización de Arran leer

El Pleno deja el futuro de la Banda en manos de la justicia

La sesión extraordinaria que se celebró ayer para resolver la situación de la Banda Municipal se caracterizó por los abucheos de los presentes y por la confrontación verbal entre los políticos.
A. REVERÓN, La Laguna
11/oct/03 14:31 PM
Edición impresa

Aunque se esperaba con cierta expectación la celebración del pleno extraordinario para encontrar una solución consensuada a la problemática de la Banda de Mú-sica de la Laguna, lo cierto es que finalmente no se llegó a un acuerdo y serán los tribunales quienes decidan sobre el futuro de los 90 músicos que forman parte de la misma.

Fue una sesión plenaria en la que después de un acalorado debate entre los representantes de la banda, el grupo de gobierno y la oposición, se rechazó, previa votación, la propuesta del PSOE en la que se pedía mantener el carácter público y municipal de la agrupación musical, así como reconocer la relación de carácter laboral sin tener en cuenta la propuesta del consistorio, que es la de convertirla en una asociación.

El resultado del pleno, por lo tanto, ha provocado que sean los tribunales los que establezcan si la banda se convierte en asociación o si el ayuntamiento tendrá que profesionalizar a sus miembros, ya que en su momento parte de los músicos presentaron una denuncia contra la corporación en el Juzgado de Guardia del Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife.

Antes del inicio de la sesión plenaria, las dos partes de la banda se concentraron en los alrededores del Ayuntamiento, pero dentro de la sala fue uno de los "bandos" quien protagonizó los abucheos en contra del grupo de gobierno y los aplausos para el portavoz del PSOE, Gustavo Matos, provocando que la alcaldesa, Ana Oramas, rogara silencio a los asistentes una y otra vez y que respetaran el turno de palabra de los concejales.

En representación de los músicos que piden la profesionalización hablaron dos de sus miembros y su abogado, Javier Díaz. Los tres coincidieron en denunciar la situación precaria de los trabajadores, "el no respeto del grupo de gobierno por una banda centenaria", y manifestaron, ante la sorpresa de algunos, que "nos bastaba que el ayuntamiento nos anunciara que no iba a despedir a los músicos, para que nosotros al día siguiente retiráramos la demanda".

Por su parte, el portavoz de la otra parte, Juan Vicente Moliner, pidió que "estos músicos nos respeten como hemos hecho con ellos", y recordó que "aparte de destituir ellos mismos al director de la banda, eligieron a los representantes sindicales sin celebrar elecciones y sin contar con el resto de los 45 miembros".

Los socialistas se convirtieron en los segundos protagonistas de esta historia, a pesar de que su moción fue rechazada por los votos del grupo de gobierno, e insistieron sobre todo en que si la banda se convierte en asociación "tal y como pretende y harán los responsables municipales, se perderá su vínculo administrativo con el ayuntamiento, junto con su arraigo". Además, denunciaron "los pagos irregulares consentidos" e hicieron hincapié en que a pesar de su situación, no comprenden la división de los músicos porque "la banda es profesional desde hace tiempo, ya que algunos de sus componentes tuvieron que pasar por un examen para entrar".

En cambio, la concejala responsable del Organismo Autónomo de Actividades Musicales, Pilar Gutiérrez, aclaró que si los tribunales en esta ocasión estiman la demanda presentada por algunos músicos, "tendremos que ajustarnos a las condiciones que se establezcan, pero si no es así, una de las posibilidades sería el plantear un convenio a través de una asociación en la que todos los músicos se integren".

Nuevo modelo de gestión

Para el portavoz del grupo de gobierno CC-PP, Urbano Medina, que protagonizó un intenso debate con Matos, "la demanda judicial tendrá que seguir su curso y el ayuntamiento tendrá que responder buscando un modelo de gestión adecuado para la banda que responda a las distintas peculiaridades de sus miembros".

Para finalizar el debate, la alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas, dejó claro, dirigiéndose a los asistentes al pleno, que "la banda de música no va a desaparecer y la totalidad de los músicos seguirán prestando sus servicios al ayuntamiento, mientras que en los próximos meses se intentará buscar una fórmula jurídica que solucione esta situación".