Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Dolores Delgado cancela su agenda de esta tarde en Zaragoza leer

Condenado a 14 años y medio de cárcel por agresión sexual a su hija

Los hechos enjuiciados por la Audiencia Provincial venían sucediéndose desde que la víctima tenía 8 años, en el domicilio familiar de Punta del Hidalgo.
EL DÍA, S/C de Tenerife
11/oct/03 10:20 AM
Edición impresa

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha condenado a Tomás L.R. a 14 años, seis meses y un día de prisión al ser considerado autor de un delito de violación y otro continuado de abusos sexuales en la persona de su hija en 2002, cuando ambos se encontraban en el domicilio familiar. Asimismo, la Sala lo ha sentenciado a no poder ejercer la patria potestad sobre su hija en el tiempo que dure la condena.

Según consta en la sentencia del caso, el día 11 de marzo de 2002, en torno a las siete de la mañana, el acusado regresó al domicilio familiar en Punta del Hidalgo después de haber llevado al trabajo a su esposa.

En la casa se encontraba únicamente una de las hijas del procesado que se disponía a arreglarse para ir al colegio.

El acusado apenas cruzó un par de palabras con ella y le dijo que "venía pensando en el coche en tener relaciones sexuales contigo e irme de la Isla", para seguidamente proponerle que podía ayudarlo a dejar el alcohol teniendo relaciones con él.

El procesado la agarró fuertemente por las manos, llegando a hacerla sangrar, por lo que la víctima echó a correr hacia el baño. El inculpado le preguntó si dicho sangrado se lo había provocado él y volvió a preguntarle que si quería ayudarlo, a lo que su hija le contestó que no, dirigiéndose a su habitación a recoger sus libros. El acusado la siguió, le tapó la boca con una toalla dificultándole la respiración, y la empujó contra una litera, para luego tirarla al suelo colocándose encima de ella. Una vez que la tenía inmovilizada le quitó la totalidad de la ropa, repitiéndole que era su "obsesión" y que no lo llamara "papi", sino Tomás.

El acusado le dijo a su hija que la desnudaba sólo para verla, ante lo cual, la víctima intentó vestirse impidiéndoselo el padre. Acto seguido la llevó a la habitación de matrimonio y se quitó los pantalones, al tiempo que la tenía agarrada con una mano y le tocaba todo el cuerpo.

Llamó a su madre

La menor llamó inmediatamente a su madre por su teléfono móvil contándole lo ocurrido, la cual la recogió y ambas acudieron al Hospital Universitario de Canarias, donde la víctima fue explorada por los facultativos. La víctima presentaba varias contusiones en diversas partes de su cuerpo.

En la exploración médico-forense, se recogió en el muslo derecho de la menor semen, cuyos marcadores genéticos coinciden con los del acusado. Según la sentencia, el procesado, de forma reiterada y desde que su hija contaba con ocho años, acudía a su dormitorio, la desnudaba y la tocaba.

El fiscal solicitaba 18 años de prisión al estimar los hechos como constitutivos de un delito de agresión sexual (violación) y otro delito continuado de abuso sexual con la agravante de parentesco. Por su parte, la acusación particular se adhirió al Ministerio Fiscal.

La defensa del acusado pidió la libre absolución al entender que concurría la eximente completa de dependencia del alcohol. Además, estimó una rebaja como alternativa a la libre absolución por ambos delitos.