Nacional

La Policía iraquí interroga al guardián de la casa de Bernal

Una vecina del militar asesinado asegura que el vigilante se entrevistó dos días antes y en la misma calle con alguien en un vehículo, que coincide con la descripción dada por los policías del coche donde viajaban los asesinos.
EFE, Bagdad/Madrid
12/oct/03 21:01 PM
Edición impresa

La Policía iraquí cuenta con el testimonio de varios testigos para resolver el caso del agregado español José Antonio Bernal, asesinado junto a su casa el jueves, y espera tener resultados concretos en una semana, dijeron fuentes policiales.

El coronel Sabah Fadeh, jefe de la Comisaría Central del distrito de Karkh (oeste de Bagdad), dejó claro que el hecho de que la calle donde vivía Bernal estuviera desprotegida se debió a que "la embajada española nunca nos comunicó que ahí viviera un diplomático".

El guardián de noche de la casa de Bernal, que dejó su puesto una hora antes del crimen, se presentó voluntariamente a declarar y fue detenido en calidad de testigo, no de sospechoso, aclaró el coronel.

La detención se debió al testimonio de una vecina de Bernal, que aseguró que el guardián se entrevistó dos días antes y en la misma calle con alguien dentro de un coche OPEL marrón y con matrícula extranjera.

Estas características coinciden con la descripción que los policías presentes en la calle dieron del vehículo donde viajaban los cuatro hombres que mataron a Bernal.

Por otra parte, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ramón Gil Casares, afirmó ayer que el vigilante de noche "está con la policía iraquí y le están interrogando en calidad de testigo".

Entierro

Varios centenares de personas acompañaron ayer a la familia Bernal en el cementerio Sur de Madrid, donde recibió sepultura el agregado de Defensa en Irak, adscrito al CNI. El entierro tuvo lugar a las once horas, con asistencia de varios centenares de compañeros, vecinos y familiares del fallecido.

Bernal recibió sepultura tras un responso en el camposanto madrileño, y durante el entierro se produjeron escenas de dolor y emoción entre los familiares más directos.