Nacional
POLÉMICA

PP y PSOE se acusan de politizar el desfile de las Fuerzas Armadas


EFE, Madrid
14/oct/03 21:05 PM
Edición impresa

EFE, Madrid

El PP y el PSOE se acusaron ayer de politizar y de hacer una utilización partidista del desfile celebrado el domingo con motivo de la Fiesta Nacional, en el que José Luis Rodríguez Zapatero permaneció sentado al paso de las banderas de los países que integran la brigada Plus Ultra y de EEUU y Polonia.

El secretario general socialista explicó ayer que su actitud de no ponerse en pie al paso de "la representación de las fuerzas ocupantes" en Irak es un gesto de "desacuerdo, coherente" con una posición mayoritaria en contra de la guerra y del "sometimiento" de los intereses de España al dictado de EEUU.

"Permanecí sentado -mientras el PP vitoreaba a esa representación- como gesto de desacuerdo por la utilización de nuestras Fuerzas Armadas y de la bandera para justificar un acto político del Gobierno y por coherencia con la posición que he mantenido y por lo que ha sido la expresión mayoritaria de los ciudadanos en contra de esta guerra injusta", aclaró.

En la conferencia de prensa tras la reunión de la Ejecutiva de su partido, el líder del PSOE pidió a José María Aznar que explique la "desvergüenza" que supuso que el Gobierno "utilizara" la Fiesta Nacional para convertirla en "un acto partidista de apoyo a una guerra ilegal" y para "justificar" la posterior "ocupación" de Irak.

"Un error de bulto"

El ministro portavoz del Gobierno, Eduardo Zaplana, afirmó que es un "error de bulto" pretender "hacer estrategia electoralista poniendo en duda" el respeto que merece la bandera de España, que se encontraba junto a las del resto de los países que componen la brigada Plus Ultra (República Dominicana, Honduras, Nicaragua y El Salvador).

Zaplana acusó a Zapatero de no manifestar "el respeto que merece siempre y en cualquier lugar la enseña nacional" y consideró una "torpeza" el gesto del líder socialista.

La coordinadora de Organización del PP, Ana Mato, acusó a Zapatero de "politizar" el desfile con un gesto que "le descalifica de nuevo" como posible presidente del Gobierno.

Mato afirmó que las banderas no representan Gobiernos sino países, por lo que el gesto de Zapatero supone un "insulto" a los ciudadanos de dichos países y demuestra que a Zapatero "se le olvida que los intereses de los ciudadanos y de España están por encima de los intereses de su partido".

POLÉMICA