Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Junta Electoral prohíbe el 'Día del Vecino' y el 'Día de la Juventud' en Santa Cruz de Tenerife leer

Conmoción y temor por el asesinato de dos mujeres de 89 y 68 años en Barcelona

Las víctimas, madre e hija, fueron encontradas en la misma habitación con heridas en la cara y la cabeza. El crimen podría estar relacionado con el intento de robo de una joyería anexa a la vivienda, cuyo local era de su propiedad. Ningún vecino oyó algún ruido que pudiera despertar sospechas sobre lo ocurrido.
EFE, Rubí (Barcelona)
14/oct/03 10:20 AM
Edición impresa

EFE, Rubí (Barcelona)

El doble asesinato el domingo de dos mujeres, de 89 y 68 años, madre e hija, en su domicilio de Rubí tras ser golpeadas violentamente en la cabeza, ha causado conmoción y temor en los vecinos de la céntrica calle Sant Cugat de esta población, donde vivían las víctimas.

Las fallecidas son María Rosa Borrás, de 68 años, y Roser Llugany, de 89, que vivían juntas en una casa de planta baja y primer piso, y que fueron halladas por la hija y nieta de las víctimas, Neus C., sobre las tres de la tarde del domingo, según comentaron algunos vecinos.

Las dos mujeres fueron encontradas en una de las habitaciones del inmueble con gravísimas heridas en la cara y en la cabeza, causadas con "algún objeto contundente", indicó la Policía.

Los cadáveres de ambas ancianas fueron levantados sobre las cuatro de la tarde del domingo por el juez de guardia y el caso ha sido declarado secreto de sumario por el juzgado número 6 de Rubí.

La investigación la están llevando a cabo la Comisaría de la Policía Nacional de Rubí y efectivos del Grupo de Homicidios de la Jefatura de Policía de Cataluña, que no descartan por el momento ninguna hipótesis.

El objetivo, una joyería

No obstante, entre los vecinos existe el convencimiento de que el crimen podría estar relacionado con un intento de robo en una joyería situada en la planta baja del inmueble en el que vivían las dos víctimas, extremo que no ha sido confirmado por fuentes de la investigación.

Las dos mujeres eran propietarias del local en el que está emplazada la joyería Fabregat y León. Al parecer, hace unos años esta casa tenía una puerta de acceso al local en el que actualmente se encuentra la joyería, pero ésta fue tapiada, indicaron fuentes vecinales. Ninguno de los vecinos consultados oyó ningún ruido ni gritos que pudiesen advertir del trágico suceso y, así, un anciano que vive en una residencia geriátrica ubicada delante mismo de la casa de las víctimas aseguró que "este barrio es muy tranquilo".

Tampoco otros vecinos se percataron de nada anormal hasta la llegada de los agentes de la Comisaría de Rubí tras ser avisados por Neus C., que había acudido a visitar a sus familiares.