Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
Detenido en Vitoria el presidente del centro cultural islámico por captación leer

Canarias es la comunidad autónoma donde más caros son los alimentos frescos

Un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, hecho por encargo del Ministerio de Economía, concluye que es la autonomía donde son más baratas las frutas y las hortalizas, y más elevado el precio del pescado y la carne, así como la alimentación envasada. Los consumidores solicitan una explicación.
COLPISA/EFE, Madrid
14/oct/03 16:00 PM
Edición impresa

Canarias, Baleares, Madrid y Cataluña, por este orden, son las comunidades en las que más caros están los alimentos frescos medidos en precios medios sobre una muestra, realizada el pasado abril, de 1.903 establecimientos en toda España, según se deriva de un estudio realizado por la Universidad Complutense por encargo del Ministerio de Economía. Las diferencias de precios entre autonomías puede llegar al 30% en el caso del pescado, el 23,6% para las frutas y hortalizas, y el 15,9% en el caso de la carne. Por lo que respecta a los productos de alimentación envasada, esa brecha autonómica se queda en el 10%, mientras que para la droguería se reduce al 8,4%.

A sabiendas de que cada ciudad tiene sus peculiaridades propias y con el análisis de los precios medios, para hacer una compra lo más barata posible, un consumidor español tendría que adquirir los alimentos frescos en algún tipo de supermercado pequeños (hasta 400 metros cuadrados) y los productos de higiene personal, droguería y alimentos envasados en el hipermercado más cercano. Los comercios especializados (tiendas tradicionales) ofrecen los productos más baratos en frutas y hortalizas, pero son los supermercados (de 400 metros de superficie hasta 2.500) los que se mantienen por debajo en el caso de la carne y el pescado.

Los hipermercados se presentan como más competitivos en precios finales en alimentación envasada y todo lo que se refiere a droguería e higiene personal.

En el análisis geográfico, el nivel de renta y la capacidad de generar demanda por parte de la población son los factores que más influyen en los precios de los productos básicos de la cesta de la compra, junto con las características especiales que pueden presentar algunas zonas, como la insularidad, el efecto fronterizo o el ser mercado de paso de las mercancías hacia los grandes centros de distribución.

En el caso concreto de los productos perecederos, que son los que más varían y marcan el coste de la compra en las economías domésticas, resulta paradójico el fenómeno de Canarias, donde a pesar de ser la comunidad más barata en frutas y hortalizas, resulta la más cara en pescado y en carne, con lo que su media se pone la primera del ranking de precio medio en la alimentación fresca, con casi un 13% más que la región española más barata en este tipo de productos, que es Extremadura.

Por capitales

Si se baja el análisis a las 42 capitales españolas en las que se han recogido datos y teniendo en cuenta sólo los productos frescos en precios medios, la capital donde más cuestan es Gerona, seguida de cerca por San Sebastián, Palma y las dos capitales canarias. Sólo en esta última comunidad insular, resulta llamativo como el pescado fresco en Tenerife y Las Palmas, resulta en los precios de venta al público un 30% y un 35% más caro que en Jaén, que es la ciudad española donde tiene el precio más bajo.

La carne tiene también los precios más elevados en las dos capitales canarias al ser un 18% más caro que en la provincia de menor precio, que es Salamanca, y un 19% en el caso de Palma.

En alimentación envasada, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas vuelven a marcar la diferencia máxima entre zonas españolas, con un 10% más que los casos de Albacete y Ciudad Real, donde este tipo de productos marcan el mínimo.