Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Unas cuarenta personas son evacuadas al entrar olas en dos edificios en Garachico leer

El Diputado del Común constata "maltrato institucional" a menores

La institución pone de relieve en su Informe de 2002 que "los delitos y faltas que cometen los menores dentro de los centros son de mayor envergadura que los que provocaron su ingreso", así como la inadecuación de la red de establecimientos y del personal a las exigencias de la ley.
IOSUNE NIETO, Tenerife
14/oct/03 21:06 PM
Edición impresa

"Los delitos y faltas que cometen los menores dentro de los centros son de mayor envergadura que los que provocaron su ingreso en los establecimientos". La denuncia la hace el Diputado del Común en su Informe 2002, en el que evidencia el llamado "maltrato institucional", como consecuencia de las quejas remitidas por los menores infractores.

La valoración del Diputado del Común de la red de establecimientos para menores con medidas judiciales es que resulta "claramente insuficiente" y pone de relieve su "falta de adaptación al nuevo régimen". Cita, también, que no se ha llevado a cabo la necesaria separación entre chicos y chicas y, más importante aún, por tramos de edad o diferentes niveles conductuales.

En otro plano, pone de relieve la falta de personal adecuado y preparado para lo que debería ser su labor de formación y educación de los menores, al tiempo que denuncia la inestabilidad en sus empleos, "con lo que los internos carecen de un referente".

Sin embargo, fuentes de la institución del Diputado del Común consultadas por EL DÍA desestimaron que el problema sea presupuestario, sino que "parece que no ha habido nadie que se haya dedicado a planificar todo esto". Di-chas fuentes insistieron en que son "cantidades grandes de dinero" las que se destinan a estos centros, "pero sólo se puede comprobar por las facturas, porque no hay un control".

"No se sabe a dónde va el di-nero, porque las comunidades au-tónomas han entregado la gestión de estos centros a entidades privadas, sin que nadie las controle", advirtieron las mismas fuentes, que confirman lo apuntado por el Diputado del Común en el Informe 2002 en cuanto al "descuido de la inspección y control" de los centros, lo que impide que los "derechos estipulados en la ley se hagan efectivos".

La "caótica situación" de los establecimientos cerrados y semiabiertos de la Comunidad Autónoma fue comprobada "in situ" por el Diputado del Común en las visitas que efectuó el pasado año, acerca de las cuales destaca "la carencia de actividades educativas y formativas que permitan al joven aprender a desenvolverse de forma autónoma en el medio social".

Asimismo, pone de manifiesto en su informe "las manifiestas deficiencias estructurales de los establecimientos", lo que motivó, incluso, que solicitara el cierre del centro Hierbabuena, de Güímar, que hoy en día sigue funcionando, sin que se tenga constancia de que hayan mejorado cuestiones como el hacinamiento de los internos, que doblaban el número de plazas previsto.

No obstante, la creación de más plazas para los menores infractores no es la apuesta que hace el Diputado del Común, institución que echa de menos "procedimientos más eficaces de prevención", como es el control de las medidas de régimen abierto, a su juicio "inexistentes", como "faltan centros de día o para niños con trastornos conductuales".

Como prueba, la fuente consultada relata el caso de un joven "al que no se hizo ningún seguimiento ni se adoptó ninguna medida, dejándose pasar el tiempo, hasta que al cumplir los 18 años ha pasado a prisión" y agregó que precisamente hemos hecho una recomendación sobre un hermano que lleva en un centro de acogida desde julio de 2002", cuando la estancia máxima prevista en este tipo de centros es de un mes.