Internacional

Las tropas españolas en Irak sufren su primer ataque sin lamentar víctimas

Una patrulla de legionarios fue tiroteada en la madrugada de ayer, a 30 kilómetros al sur de Diwaniya, donde tiene su base la brigada "Plus Ultra", cuando efectuaba un control de carreteras. Uno de los atacantes iraquíes resultó herido de gravedad al repeler la agresión los militares españoles.
COLPISA, Madrid/Valencia
15/oct/03 21:07 PM
Edición impresa

Los soldados españoles desplegados en Irak sufrieron la pasada madrugada el primer ataque armado directo al ser tiroteada una patrulla de legionarios cuando efectuaba un control de carreteras. Los militares repelieron la agresión y abrieron fuego con sus armas reglamentarias contra los atacantes, de los cuales uno resultó herido de bala en el vientre. Ninguno de los soldados españoles fue alcanzado por los disparos.

Según fuentes del Ministerio de Defensa, el embate ocurrió poco después de medianoche (a las 22:15, hora canaria) en la localidad de Al Hamza, 30 kilómetros al sur de la ciudad de Diwaniya, donde tiene su base la brigada "Plus Ultra". Los legionarios habían instalado un control y registraban un automóvil particular, en el que habían encontrado un fusil modelo "AK-47" y una granada de mano, cuando dos individuos que llegaron a bordo de otro coche intentaron saltarse el control y abrieron fuego contra los soldados.

Éstos respondieron al ataque y dispararon a sus agresores. Uno de ellos resultó herido de gravedad al recibir "un tiro en el vientre", según las mismas fuentes. El otro atacante huyó del lugar y abandonó a su compañero, que fue recogido por las tropas y trasladado a la base de Diwaniya para ser atendido.

La víctima fue operada de urgencia por los médicos del Escalón Médico Avanzado Terrestre que el Ejército mantiene desplegado en el destacamento.

Los asesinos de Bernal

Por otra parte, las "Brigadas del mártir de Mehrab", un grupo desconocido hasta el momento, reivindicaron el asesinato del sargento primero del Ejército del Aire y agente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) José Antonio Bernal, asesinado el pasado jueves en Bagdad a la puerta de su domicilio. Fue a través de un comunicado escrito en árabe, que arrojaron a un patio interior de la oficina que la agencia EFE tiene en la capital iraquí.

El texto consta de sólo dos párrafos y explica que la acción fue una "venganza" por el encarcelamiento en España de "112 seguidores de los señores Al-Sadr", en lo que podría ser una referencia a los acusados de pertenecer a Al Qaeda apresados por orden de la Audiencia Nacional.

También denuncian "agresiones" contra líderes chiíes y contra las mezquitas de sus "hermanos sunníes". Fuentes del Ministerio de Defensa aseguraron no haber oído nunca antes el nombre de este grupo.