Vivir
LO ÚLTIMO:
Ocho aeronaves trabajan en un incendio en Sierra de la Culebra (Zamora) leer

Sólo el 16% de las mujeres reciben anestesia epidural en el HUC, el peor índice de Canarias

Las estadísticas de la Unidad de Paritorios del hospital reflejan que el promedio anual de analgesias epidurales dispensadas a las embarazadas entre 1990 y 2002 no superó el 21,3% de los casos. Mientras, centros como La Candelaria o el Materno-Infantil la administran en más del 50% de los partos.
GLADYS PAGÉS, Tenerife
15/oct/03 21:08 PM
Edición impresa

El Hospital Universitario de Canarias (HUC) sólo ha dispensado la analgesia epidural a 16 de cada cien embarazadas que han dado a luz en sus paritorios en lo que va de año, un índice de cobertura muy inferior al que arrojan otros hospitales públicos de su categoría, como La Candelaria o el Materno-Infantil, que tienen garantizada esta prestación durante las veinticuatro horas del día y la aplican a más del 50 por ciento de las mujeres en el momento de dar a luz.

Según reflejan los datos estadísticos de la Unidad de Paritorios del HUC de los trece últimos años, este tipo de analgesia nunca se dispensó a más del 21,3 por ciento de las embarazadas, índice máximo alcanzado en 1995, que contrasta con el de 1993, en el que se administró sólo a un promedio de 12,1 mujeres.

Entre 1985 y 2000, la cobertura osciló entre el 19 y 21 por ciento de los partos, para caer de forma acusada en 2001, año en el que se situó en un 14,7 por ciento. Por lo que respeta a los siete primeros meses de este año, la administración de la epidural en enero fue del 12,3 por ciento, índice que subió hasta el 23,5 por ciento de los partos en julio.

El obstetra y jefe de la Unidad de Paritorios, José Luis Trujillo Carrillo, informó a EL DÍA al respecto de que estos porcentajes son el resultado de administrar "muy pocas epidurales", e indicó que "se debe alcanzar un índice del 50 al 60 por ciento", puesto que la analgesia "no está indicada ni es necesaria para todos los partos".

"Es tan malo pasarse como quedarse cortos -aclaró-, ya que como cualquier otra técnica tiene sus efectos secundarios", y dijo que "en otros hospitales se ha solucionado este problema porque se ha contratado a más anestesistas, algo que me consta intenta hacer este hospital, que está permanentemente luchando para contratar a más de estos especialistas".

José Luis Trujillo explicó que "el último que se ha captado es un profesional de Suiza, porque no ha quedado otro remedio que realizar ofertas de trabajo en el extranjero".

El obstetra del Universitario aseguró que el problema "afecta en primer lugar a las mujeres, pero también a los profesionales que las atendemos", y afirmó que "todos los ginecólogos y anestesistas del HUC tenemos muy claro que la epidural es imprescindible y representa un marcador de calidad, por lo que debe de ofertarse".

Más ventajas

Declaró que "la balanza de pros y contras de la epidural se decanta claramente al lado de las ventajas", entre las que citó la de anular el dolor, "la ventaja fundamental", dijo, y a la que añadió otra secundaria pero que calificó de importante, la de mejorar la dilatación.

En su opinión, estas ventajas contribuyen a "bonificar" el proceso de dilatación y el parto y "a elevar la calidad asistencial a la mujer".

Todos los posibles efectos secundarios que pudieran presentarse, como sufrir una lesión medular o que el anestésico pase a la circulación general y provoque una reacción, son "mínimos" frente a los beneficios que comporta la administración de la analgesia, dijo el obstetra.