Tenerife

La Isla se ofrece a la UE como sede de un centro tecnológico de ayuda a países pobres

El presidente del Cabildo, Ricardo Melchior, le presentó la iniciativa en Bruselas a la comisaria Loyola de Palacio, quien acogió positivamente el plan. El objetivo es concentrar los esfuerzos que realizan diferentes instituciones, empresas y universidades europeas hacia los países menos desarrollados.
EL DÍA, S/C de Tenerife
16/oct/03 12:21 PM
Edición impresa

El Cabildo de Tenerife ha presentado ante la Unión Europea una propuesta para crear en la Isla un centro de tecnología adaptada para ayudar a países menos desarrollados. La iniciativa fue expuesta el martes en Bruselas por el presidente de la Corporación, Ricardo Melchior, a la vicepresidenta de la Comisión Europea, Loyola de Palacio, en el transcurso de una reunión a la que también asistió el consejero de Relaciones Institucionales, Ángel Llanos.

Melchior mostró ayer su satisfacción por la buena acogida del proyecto por parte de la comisaria De Palacio, a quien le explicó que esta iniciativa permitirá concentrar el esfuerzo que en este sentido vienen desarrollando distintas instituciones, universidades y empresas europeas. "La creación de este centro, en el que se aglutinarían todas las investigaciones, contribuiría a aumentar la eficacia de la ayuda que en estos momentos se presta a los países menos desarrollados", indicó.

Este proyecto, que se realizaría en colaboración con el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER), propone el desarrollo de sistemas tecnológicos muy sencillos y que no requieren una alta cualificación pero que mejorarían considerablemente la calidad de vida de los habitantes de estos países. La iniciativa contempla también la formación necesaria para las personas encargadas de llevar a la práctica estos proyectos en sus respectivas localidades.

Métodos eficaces en la conservación de alimentos, bombeo de las aguas de los acuíferos, sistemas que permitan desalar agua de mar de una forma sencilla, acuicultura o la utilización de restos de cultivo, como la caña de azúcar y la platanera en las zonas del Caribe y Latinoamérica, son algunas de las iniciativas que podrían repercutir positivamente en el desarrollo y en la calidad de vida de muchos de los países del tercer mundo.

El presidente del Cabildo indicó que "aunque hoy día se desarrollan sistemas similares en varios países europeos, las condiciones ambientales y del entorno de la mayoría de ellos no son favorables para la investigación en este campo. El esfuerzo sería mucho más notable si se centralizaran todos los estudios en nuestra Isla".

Ricardo Melchior incidió durante el encuentro en las ventajas que ofrece Tenerife para albergar un centro de estas características, como su privilegiada situación geográfica, con condiciones climáticas excepcionales y una red de comunicaciones directas con África y América, además de la existencia de un centro como el ITER, con amplia experiencia en las energías renovables y un prestigio reconocido dentro de la Unión Europea, "que además cuenta con un equipo de investigadores altamente cualificado".

En este sentido, el ITER es uno de los centros europeos punteros en materia de energías renovables y ha participado en diversos programas de la UE relacionados con la energía, el medio ambiente y desarrollo sostenible con el fin de establecer fórmulas de cooperación en el campo de las energías renovables y en el uso racional de la energía.