Vivir
LO ÚLTIMO:
Hallan el submarino argentino ARA San Juan leer

Otra avería del acelerador deja a unos 40 enfermos de La Candelaria sin radioterapia

Pocos días después de la reparación de la bomba de cobalto, el acelerador lineal del hospital se ha estropeado por segunda vez en menos de quince días, lo que ha obligado a suspender la radioterapia a los enfermos de cáncer. Uno de los afectados, Alfonso Ojeda, denunció ayer los hechos ante EL DÍA.
GLADYS PAGÉS, Tenerife
16/oct/03 21:11 PM
Edición impresa

Una nueva avería ha dejado fuera de servicio por segunda vez en menos de quince días al acelerador lineal del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, lo que ha obligado a suspender el tratamiento de radioterapia a unos 40 enfermos de cáncer, entre los que se encuentra Alfonso Ojeda Ramírez, de 74 años, que padece un carcinoma de próstata diagnosticado el 30 de marzo.

El fallo en el funcionamiento del acelerador lineal se produce pocos días después de la reparación de la bomba de cobalto, que permaneció dos semanas fuera de servicio y cuya avería fue denunciada por otro enfermo al que, como a Alfonso Ojeda, los oncólogos de La Candelaria han advertido de que "no es conveniente suspender el tratamiento una vez iniciado".

Según explicó a EL DÍA el afectado, un practicante jubilado, comenzó a recibir sesiones de radioterapia en el único acelerador lineal del centro sanitario el 25 de agosto pasado, que se interrumpieron los días 30 de septiembre, y 1 y 2 de este mes por un fallo del aparato, que coincidió con la rotura de la bomba de cobalto.

Las sesiones de radioterapia se reanudaron el día 3, pero se han tenido que suspender nuevamente este martes, al producirse otra avería. "Me han dicho que para arreglar el aparato hace falta una pieza de la Península y que lo más seguro es que mañana (por hoy) tampoco me vayan a dar radioterapia", denunció el enfermo, que comentó que "los oncólogos dicen que por mi edad no es conveniente interrumpir el tratamiento, y mientras arreglan una y otra vez el acelerador, mi cáncer sigue avanzando".

Añadió que médicos del Servicio de Oncología Radioterápica lo han animado a hacer pública esta denuncia, con la que "no pretendo solucionar sólo mi problema sino el de otras muchas personas enfermas de cáncer tratadas en La Candelaria".

Fuentes del Servicio de Oncología Radioterápica de La Candelaria confirmaron ayer a EL DÍA los hechos denunciados por el enfermo, que calificaron de "totalmente ciertos", y aclararon que ante las frecuentes averías de los dos aparatos "no nos queda más remedio que informar a los pacientes y ponerlo en conocimiento del Servicio Canario de Salud".

Señalaron que "estamos hartos de comunicar por escrito a la Consejería de Sanidad" los problemas ocasionados por las averías del acelerador lineal y la bomba de cobalto, por lo que la decisión de su titular, María del Mar Julios, de no adquirir un nuevo acelerador con destino al hospital, sino "remendar" la situación con otro pendiente de entrar en funcionamiento, "nos ha hecho hervir la sangre", declararon las fuentes consultadas.

Aclararon que los 40 pacientes afectados "no pueden ser tratados en la bomba de cobalto", porque no está indicada para todos los enfermos oncológicos, y denunciaron que La Candelaria "necesita cuatro aparatos más", para poder afrontar contingencias como las ocurridas en las últimas semanas, "sin tener que interrumpir los tratamientos a los enfermos".

Las fuentes aseguraron "que el HUC y el Doctor Negrín están en condiciones similares" y que la falta de aparatos de radioterapia "es un problema de la sanidad canaria".