Vivir

La cifra de menores que sufren malos tratos aumenta cada año en Canarias

En 2002 se registraban un total de 170 niños y jóvenes declarados en desamparo por la Dirección del Menor, tras ser víctimas de maltrato físico, psíquico, prenatal o abuso sexual, frente a los 150 que se contabilizaban en 2001. La tendencia al alza es aún mayor si se compara con los años precedentes.
IOSUNE NIETO, Tenerife
17/oct/03 21:14 PM
Edición impresa

El número de niños declarados en desamparo tras haber sido víctimas de malos tratos se incrementó el pasado año en Canarias al pasar de los 150 casos registrados en 2001 a 170 en el 2002. En la estadística facilitada por la Consejería de Empleo y Asuntos Sociales se hace referencia a los casos de maltrato físico, psicológico o emocional, abusos sexuales y prenatal (a la madre embarazada).

Según la misma estadística, en 2002 se registraron un total de 20 casos de maltrato prenatal, frente a 19 el año anterior; 54 físico, lo que significa nueve más que en 2001; 88 psicológico, 9 más que en 2001, y 8 de abusos sexuales sobre menores, uno más que el año anterior.

Del total de casos de abusos sexuales registrados en Canarias en 2002, tres tuvieron lugar en la provincia tinerfeña y 5 en la de Las Palmas; en Santa Cruz de Tenerife se dieron 55 desamparos de niños que sufrían maltrato psicológico y 36 víctimas del físico, mientras que en Las Palmas se registraron 33 y 18 casos, respectivamente. Por otra parte, los casos de maltrato prenatal contabilizados en la provincia tinerfeña fueron 9 y 11 en la de Las Palmas.

De los datos facilitados por la Consejería, se deduce que el maltrato a menores creció en 20 casos de 2001 a 2002, y en todos los capítulos, aunque el menor incremento se dio en el maltrato prenatal y en el relativo a abusos sexuales. Pero las cifras al alza del fenómeno se acrecientan si se ponen en relación con los 103 menores declarados en desamparo por sufrir malos tratos en 2001 y los 104 en 2002. Por otra parte, en la estadística facilitada, el maltrato a menores detectado por la Dirección General del Menor es superior en la provincia tinerfeña, con 103 casos que en la de Las Palmas, con 67.

Fuentes consultadas por este periódico relacionaron el maltrato con una "cuestión cultural", más que con el estatus social de las personas que lo inflingen, y con la influencia de situaciones de estrés, drogodependencias, además de las socioeconómicas y otras, que convierten al más indefenso en el blanco de las frustraciones.

Por otra parte, se constata que el maltrato se da por igual sobre niños que sobre niñas, aunque son éstas las que sufren más abusos sexuales.

La misma fuente consultada negó que se pueda ofrecer un perfil del maltratador o de la víctima, aunque matizó que "hay indicadores" del maltrato y que suele coincidir con un tipo de persona, pero, insistió, "es difícil de catalogar".

El número de niños declarados en desamparo tras haber sido víctimas de malos tratos se incrementó el pasado año en Canarias al pasar de los 150 casos registrados en 2001 a 170 en el 2002. En la estadística facilitada por la Consejería de Empleo y Asuntos Sociales se hace referencia a los casos de maltrato físico, psicológico o emocional, abusos sexuales y prenatal (a la madre embarazada).

Según la misma estadística, en 2002 se registraron un total de 20 casos de maltrato prenatal, frente a 19 el año anterior; 54 físico, lo que significa nueve más que en 2001; 88 psicológico, 9 más que en 2001, y 8 de abusos sexuales sobre menores, uno más que el año anterior.

Del total de casos de abusos sexuales registrados en Canarias en 2002, tres tuvieron lugar en la provincia tinerfeña y 5 en la de Las Palmas; en Santa Cruz de Tenerife se dieron 55 desamparos de niños que sufrían maltrato psicológico y 36 víctimas del físico, mientras que en Las Palmas se registraron 33 y 18 casos, respectivamente. Por otra parte, los casos de maltrato prenatal contabilizados en la provincia tinerfeña fueron 9 y 11 en la de Las Palmas.

Superior en Tenerife

De los datos facilitados por la Consejería, se deduce que el maltrato a menores creció en 20 casos de 2001 a 2002, y en todos los capítulos, aunque el menor incremento se dio en el maltrato prenatal y en el relativo a abusos sexuales. Pero las cifras al alza del fenómeno se acrecientan si se ponen en relación con los 103 menores declarados en desamparo por sufrir malos tratos en 2001 y los 104 en 2002. Por otra parte, en la estadística facilitada, el maltrato a menores detectado por la Dirección General del Menor es superior en la provincia tinerfeña, con 103 casos que en la de Las Palmas, con 67.

Fuentes consultadas por este periódico relacionaron el maltrato con una "cuestión cultural", más que con el estatus social de las personas que lo inflingen, y con la influencia de situaciones de estrés, drogodependencias, además de las socioeconómicas y otras, que convierten al más indefenso en el blanco de las frustraciones.

Por otra parte, se constata que el maltrato se da por igual sobre niños que sobre niñas, aunque son éstas las que sufren más abusos sexuales.

La misma fuente consultada negó que se pueda ofrecer un perfil del maltratador o de la víctima, aunque matizó que "hay indicadores" del maltrato y que suele coincidir con un tipo de persona, pero, insistió, "es difícil de catalogar".