Sucesos

Investigan si el asesino de Valdepeñas cometió algún crimen en Canarias

La Policía está cotejando el ADN de Gustavo Romero, que acabó con la vida de, al menos, una joven y una pareja de novios de esta localidad, para comprobar si su perfil genético aparece en otros casos. Así, se están investigando algunos asesinatos en Canarias, comunidad en la que vivió entre 1993 y 1998.
COLPISA, Toledo
18/oct/03 10:21 AM
Edición impresa

COLPISA, Toledo

Una vez esclarecidos los dos crímenes cometidos por Gustavo Romero en Valdepeñas, la Policía está cotejando las muestras de su ADN para comprobar si su perfil genético aparece en otros casos sin resolver.

Así, se están investigando casos en Canarias, comunidad en la que vivió entre 1993 y 1998, y en la provincia de Ciudad Real. En concreto, en la provincia manchega dos casos siguen abiertos: la muer-te de Inmaculada Arteaga López, de 14 años, cuyo cadáver apareció con el cráneo destrozado en marzo de 2001 en las afueras de Campo de Criptana, y la de otra mujer, de nombre Juana, que en febrero de este año apareció con cuchilladas en el cuello y el vientre.

Romero, asesino confeso de la joven Rosana Maroto y de los novios Ángel Ibáñez y Sara Dotor, ambos crímenes cometidos en Valdepeñas (Ciudad Real), es un "monstruo" y merece una condena dura.

Así lo afirmaron ayer los nueve hermanos de este hombre de 31 años que en 1998 acabó con la vida de Rosana, que entonces tenía 21, cinco años después de acuchillar a una pareja de novios, también de 21 años, a la que atracó en el Parque Municipal.

Los hermanos de Gustavo Romero prefieren no aparecer ante los medios de comunicación "porque su situación anímica no es la más idónea para atender la presión de los medios", según aclaró ayer el letrado Francisco Delgado, abogado de la familia Romero. Según éste, sus hermanos quieren transmitir a la sociedad "su más enérgica repulsa" y exigen que cumpla íntegramente la condena que le sea impuesta.

Una cuñada de Gustavo, Carmen Sáez, ratificó la violenta imagen de este hombre, preso en la cárcel de Herrera de la Mancha desde agosto por un presunto delito de malos tratos: "Tenía arranques de locura. A mi hermano le pegó una paliza a traición hace seis meses y no lo mató de milagro".