Sucesos

El jurado popular declara culpable al acusado del atropello en Horacio Nelson

En el fallo se tuvo en cuenta datos como que el procesado había bebido, que la zona estaba suficientemente iluminada y que tomó la curva con cierta velocidad. Asimismo, pese a haber escuchado un golpe no se detuvo, dejando a una joven de 19 años tendida en estado casi de muerte cerebral.
EL DÍA, S/C de Tenerife
18/oct/03 10:21 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

El jurado popular emitió ayer un veredicto de culpabilidad contra Ángel F. S., en el caso del atropello ocurrido en la calle Horacio Nelson, el día 25 de diciembre de 2000, en el cual falleció una joven de 19 años y otros amigos que se encontraban con ella resultaron heridos.

La lectura del veredicto se llevó a cabo ayer en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife y en el citado acto se dijo que la culpabilidad de Ángel F. S. se ha-bía resuelto teniendo en cuenta el testimonio del propio acusado, donde reconoce que había ingerido alcohol durante la cena, así como que entró con cierta velocidad en la curva. Asimismo, recuerda haber sentido un golpe y haber dado un volantazo a la derecha.

Otro de los puntos que tuvo en cuenta el jurado popular fue el testimonio de un policía local de San-ta Cruz, que manifestó que el lugar donde ocurrió el atropello estaba suficientemente iluminado, ya que incluso pudo tomar notas.

En cuanto al grado de alcoholemia que tanta polémica había suscitado, los miembros del jurado dieron validez al cálculo matemático realizado por una médico fo-rense en el que se confirmaba que el procesado había ingerido el alcohol suficiente para que afectara a sus reflejos.

Falso testimonio

Tanto el jurado popular como el Ministerio Fiscal y la acusación particular estimaron que los cuatro ocupantes del vehículo que conducía Ángel F. S. faltaron a la verdad cuando declararon en el juicio y, por ello las acusaciones pública y privada solicitaron que se les abra un procedimiento por falso testimonio. El fiscal manifestó que solicitaba cuatro años de prisión por los delitos de conducción temeraria y homicidio imprudente, mientras que en el delito de omisión del deber de socorro se mostró favorable a que los dos años de prisión pasaran a una multa de 24 meses.

El representante de la acusación pública además dijo que el veredicto apoyaba su petición de pena.

La acusación particular se adhirió a la pena solicitada por la Fiscalía, mientras que la defensa pedía una rebaja en la condena, estimando los hechos como propios de un delito de imprudencia temeraria.

En el veredicto se hace constar que los miembros del jurado popular se muestran conformes a la reducción de la pena, pero no con que se indulte del procesado.