Cultura y Espectáculos

Muere en Bangkok Manuel Vázquez Montalbán, creador de Pepe Carvalho

Las letras españolas se quedan sin uno de sus escritores más prolíficos y versátiles, a quien se recordará también por su activismo antifranquista y su constante presencia en la prensa del país. Un paro cardíaco sorprendió ayer al escritor en la sala de espera del aeropuerto de la capital tailandesa.
EFE, Barcelona
19/oct/03 20:26 PM
Edición impresa

El corazón del escritor y periodista Manuel Vázquez Montalbán dejó de latir ayer en Bangkok cuando se encontraba en la sala de espera del aeropuerto internacional de la capital tailandesa, un corazón del que había sido operado hace nueve años en Barcelona, en que le fueron implantados cuatro "bypass".

El escritor y periodista catalán, nacido en Barcelona en julio de 1939, deja una prolífica y versátil obra literaria, iniciada en la década de los sesenta como poeta -fue uno de los nueve "novísimos" señalados en la Antología de Josep María Castellet- y simultaneada con ensayos y artículos de prensa siempre comprometidos y al filo de lo que era "políticamente incorrecto" durante el franquismo.

En su juventud había participado activamente en la oposición al régimen creado por el general Franco, primero en el Frente de Liberación Popular -coalición activa, sobre todo, en el mundo estudiantil, de muy distintas militancias junto a independientes- y, después, en el Partido Socialista Unificado de Cataluña (comunista).

Condenado a tres años de cárcel en un consejo de guerra en 1962, su actividad profesional no se regularizó hasta formar parte poco después -y hasta su desaparición- del equipo editorial de mayor relevancia de la oposición "tolerada"en la España de aquellos años: la revista "Triunfo".

En esta publicación, Vázquez Montalbán desarrolló un estilo mordaz y brillante, ameno, penetrante y vitriólico, de cuya etapa quedan publicadas como libros series de artículos y ensayos como "Crónica sentimental de España" o "Manifiesto subnormal".

Su presencia en la prensa española ha sido ininterrumpida hasta su muerte y actualmente colaboraba con "El País" y la revista "Interviú".

El personaje que le haría conocido internacionalmente como novelista no aparece hasta la década de los setenta, con "Tatuaje" (1974): se trata de Pepe Carvalho, un peculiar detective -gallego socarrón y "bon vivant" afincado en Barcelona, gastrónomo impenitente y no menos pertinaz soltero. Su última aventura, "Milenio", esperaba el regreso del escritor de su viaje por Oceanía para que éste revisara las galeradas y decidiese la portada y pasar así a imprenta.

Fuentes de la Editorial Planeta, que publicaba las obras del escritor, informaron de que esta nueva novela, de unas 1.000 páginas, es la más extensa del conocido detective de la literatura española e iba a publicarse en dos entregas entre enero y marzo del próximo año.