Vivir

Enfermos de cáncer piden recibir radioterapia los fines de semana

Las continuas averías del acelerador lineal y la bomba de cobalto del Hospital de La Candelaria han provocado interrupciones en el tratamiento de los pacientes oncológicos, algunos de los cuales demandan recibir radioterapia los sábados y domingos para compensar los días perdidos.
GLADYS PAGÉS, Tenerife
19/oct/03 21:18 PM
Edición impresa

Varios enfermos de cáncer que se someten a radioterapia en el acelerador lineal del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria se han pronunciado a favor de recibir este tratamiento durante los fines de semana y días festivos, en los que el Servicio de Oncología Radioterápica no está operativo para este fin.

Según explicaron a EL DÍA algunos enfermos, las tres averías sufridas por el aparato desde principios de mes "nos ha hecho perder bastantes días de radioterapia", pese a que los oncólogos del centro sanitario recomiendan que no se interrumpa el tratamiento una vez iniciado.

Por este motivo, cuestionaron si "no sería conveniente que nos dieran el tratamiento los fines de semana también, aunque para ello hubiera que pagarle una cantidad extra al personal".

En opinión de los afectados, "si a los días de averías se suman los sábados y los domingos, son mu-chos los que se pierden, por lo que al menos en esta ocasión, por los fallos de los aparatos, tendrían que darnos el tratamiento cuantos más días seguidos mejor, aunque sean festivos", declararon.

Como una urgencia

Añadieron que "si las Urgencias funcionan todos los días durante las veinticuatro horas, por qué no se ponen en funcionamiento estos aparatos también todos los días de la semana, las horas que sea posible", indicaron.

El fallo de un fusible del acelerador lineal de La Candelaria, ocurrido en la mañana del viernes, fue la causa de la tercera avería del aparato desde el 30 de septiembre, lo que obligó a suspender la radioterapia a buena parte de los enfermos oncológicos, aunque otros citados por la tarde sí recibieron este tratamiento, con algunas horas de retraso.

Las dos averías anteriores se prolongaron durante varios días, pero la más importante fue la sufrida por la bomba de cobalto, que quedó inoperativa unas dos semanas y, además, coincidió con el primer fa-llo del acelerador lineal.

Sobre las declaraciones de la consejera de Sanidad y Consumo, María del Mar Julios, relativas a que encargará una evaluación de las necesidades en sistemas de ra-dioterapia de los hospitales canarios, los enfermos declararon que "deben ser de sobra conocidas por la Consejería", puesto que médicos de La Candelaria han informado a los medios de comunicación de que le han dirigido varios escritos demandando la renovación de los aparatos de Oncología Ra-dioterápica "porque se han quedado obsoletos".