Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP no negociará el cambio político en Andalucía con Vox leer

La Orotava se plantea gestionar los usos del reformado mirador de Humboldt

El gobierno local estudia la posibilidad de explotar para beneficio del municipio la cafetería, la oficina de información turística y el museo sobre el Valle y el naturalista alemán que se pretende crear en las nuevas instalaciones. La iniciativa convence al presidente insular, que apoya en principio la idea.
EL DÍA, La Orotava
20/oct/03 18:44 PM
Edición impresa

El gobierno orotavense, que preside el nacionalista Isaac Valencia, está estudiando la posibilidad de gestionar los usos del reformado mirador de Humboldt con el fin de buscar beneficios económicos para el municipio. El alcalde le explicó esta posibilidad al presidente del Cabildo, Ricardo Melchior, en una reciente visita a las nuevas dependencias. En principio, Melchior se muestra de acuerdo con conceder al consistorio la gestión de los distintos centros que albergará el recinto, entre los que se baraja una cafetería, una oficina de información turística y un museo sobre la comarca del Valle de la Orotava y sobre el prestigioso naturalista alemán que le da nombre al mirador.

El concejal de Turismo y Comercio, José Miguel Álvarez González, resalta los beneficios que una medida de este tipo podría reportar a las arcas municipales y garantiza que el mirador se reabrirá al público el próximo año, toda vez que sólo faltan las canalizaciones y las acometidas de luz y agua para concluir una reforma que ha suscitado algunas críticas entre diversos sectores.

Más allá de estas controversias, el gobierno local sigue defendiendo el proyecto, incluido en el Plan de Miradores de la Isla y que ha contado con un presupuesto global de 630.000 euros, aportados por la Administración insular. El equipo que dirige valencia estudia un uso mixto del mirador y tampoco descarta que se venda en las instalaciones productos de elaboración local.

El recinto ocupa una superficie total de 1.200 metros cuadrados y se distribuye en dos niveles. En la planta baja se sitúan las dependencias, cuyo frontal presenta una gran cristalera que permite disfrutar de una atractiva panorámica de todo el Valle orotavense. En la cubierta o parte superior queda un espacio abierto formado por una terraza. Esta zona está protegida de la carretera mediante un muro chapado de piedra natural a modo de pantalla, cuyo diseño permite la ventilación e iluminación de la planta inferior.

Ricardo Melchior estuvo acompañado en su última visita al mirador por Valencia y otros ediles locales, así como por los técnicos insulares que se han encargado de este proyecto.