Tenerife Norte

Inversión de 472.000 euros para urbanizar tres vías matanceras

El Plan de Cooperación Municipal del Cabildo de Tenerife prevé intervenir durante los próximos ocho meses en las calles San Cristóbal, Toscas de San Antonio y La Cruz para mejorar sus servicios.
EL DÍA, La Matanza
21/oct/03 18:45 PM
Edición impresa

El Cabildo Insular de Tenerife inició recientemente las obras de urbanización de tres calles del municipio de La Matanza de Acentejo, unos trabajos presupuestados en 472.000 euros e incluidos en el Plan de Cooperación que desarrolla la Corporación insular en colaboración con los ayuntamientos de la Isla. El plazo previsto para la ejecución de los trabajos es de ocho meses.

La consejera de Cooperación Municipal y Vivienda del Cabildo de Tenerife, María del Pino de León (CC), señala que "la actuación se realizará en un tramo de 711 metros de la calle San Cristóbal, desde el camino de Los Canarios; en el primer recorrido de la calle Toscas de San Antonio, y en la vía de la Cruz".

En la calle de La Cruz se crearán aceras y se canalizarán los servicios de distribución de luz eléctrica y teléfono. Otra de las mejoras programadas en esta zona consiste en el establecimiento de la circulación rodada de manera regular, con aparcamientos en línea en aquellos lugares donde lo permita el ancho de la vía.

Canalizaciones

En las calles San Cristóbal y Toscas de San Antonio se establecerán canalizaciones soterradas para las redes de baja tensión y telefonía y se completará la red de agua de abastecimiento. Además, el proyecto de las obras contempla dotar a esta calle de un nuevo alumbrado público, así como su posterior repavimentación.

De León recuerda que "el Plan de Cooperación Municipal, cuya vigencia de extiende hasta el año 2006, contempla una inversión de más de 13 millones de euros para la realización de obras en la zona Norte de la Isla".

Las actuaciones que se realizan tienen que ver, en su mayoría, con la construcción o mejora de la red de saneamiento interior y tienen como objetivo reducir el déficit de instalaciones de evacuación de aguas residuales que sufre la mayoría de las áreas destinadas a uso residencial.

La aportación del Cabildo al plan es del 60, 70 u 80 por ciento, en función del número de habitantes de cada municipio. El resto de la contribución corresponde a los ayuntamientos.