Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La costa de Tacoronte recupera la normalidad y las familias regresan a sus viviendas leer

Jorge Rojas asegura que "formar a los jóvenes lectores es forjar escritores"

El autor tinerfeño presentó anoche en el salón principal del Casino su octava novela, "El linchamiento", un relato policíaco ambientado en el Santa Cruz moderno, donde dos investigadores pertenecientes a distintos cuerpos participan en la caza y captura de un asesino en serie.
EL DÍA, S/C de Tenerife
21/oct/03 20:26 PM
Edición impresa

"Formar a los jóvenes en la lectura es el mejor medio para forjar escritores", asegura el escritor tinerfeño Jorge Rojas, quien anoche dio a conocer en el Casino Principal su octava novela, "El linchamiento", un relato policiaco protagonizado por dos investigadores pertenecientes a distintos cuerpos pero que participan en la busca y captura de un peligroso asesino.

Con motivo de la presentación se dieron cita el presidente de la sociedad capitalina, Domingo Febles, y Pedro Doblado, ex alcalde de Santa Cruz, quien introdujo al numeroso público asistente en los contenidos de la obra y en la personalidad de su autor.

El acto literario celebrado en el salón principal de la entidad tuvo su prolongación en el campo de la plástica. La ceramista y muralista María de los Ángeles Cruz presentó una colección de porcelanas realizadas con la técnica del "esfumato". La cantidad recaudada se destinará a la sociedad protectora de animales ADEPAC.

Jorge Rojas vuelve a ambientar en Santa Cruz la trama de su novela. En este caso, es el Santa Cruz del siglo XXI, con su nuevo Auditorio y su zona de expansión hacia el Sur, el escenario de una truculenta historia de adolescentes desaparecidos por obra de un maníaco sexual. Las investigaciones del inspector Cejudo y el capitán Serrano de la Guardia Civil convergen en un punto crucial para la resolución del caso.

De forma impremeditada, la aparición de "El linchamiento" coincide con la última ola de crímenes vividos en España y la resolución de complicados casos como el del asesino serial de la Costa del Sol, Tony King.

En opinión de Jorge Rojas, ejemplos como el de King o el del llamado "carnicero de Rostov" son sólo "la punta del iceberg" criminal, ya que "es difícil coger a un asesino de estas características".

Reconoce que era un tema que a un tiempo le fascinaba y le daba miedo. El libro no sólo está dedicado a su escritora predilecta, Agatha Christie, sino que la solución del caso se inspira en la autora de "Diez negritos".

En la obra, el asesino es linchado por el pueblo, indignado por la posibilidad de que, a medio plazo, el criminal sea puesto en libertad.

"Este tipo de individuos son enfermos -explica-, la sociedad los rechaza y responde con violencia. La conjunción de abogados hábiles y vagos informes psiquiátricos consigue que estos sujetos sean declarados locos y que, en lugar de ir a la cárcel, vayan a un manicomio. ¿Qué sucede? Si el enfermo demuestra que está curado, sale a la calle.Yo me negaba ante esa solución. Quería que el criminal pagase con su crimen. Una vez apresado, el pueblo se rebela ante la posibilidad de que sea liberado, de forma que lo mata".

El perfil del criminal responde al del asesino clásico: "Hijo único, sin padre y mimado por su madre". en la descripción del autor.

A juicio de éste, una de las notas singulares del libro es la colaboración entre miembros de la Policía y de la Guardia Civil.

"Son policías arquetípicos, que trabajan calladamente y que resuelven los casos muchos años después de que se hayan producido", se-ñala.

Soluciones así se deben, según Rojas, a la conjunción de "casualidad y constancia".

Muchas veces, agrega, la solución es el "producto de detalles recordados al cabo del tiempo, la memoria de los investigadores, los archivos o la relación entre casos aparentemente aislados".

Pero el aspecto más original del libro tiene que ver con su construcción. Mientras lo elaboraba, Rojas escribía notas con el fin de verificar a posteriori los datos que iba consignado en la narración, pruebas documentales que tienen que ver con la inauguración de una gran superficie, la apertura de un centro o la climatología reinante en una fecha concreta.

La muerte de Manuel Vázquez Montalbán, maestro del género policiaco en España y creador del prototípico detective Pepe Carvalho, es referencia obligada.

"Las letras españolas han perdido a un gran escritor. Siempre envidié a Vázquez Montalbán, como envidio a Javier Marías, Juan Manuel de Prada o Julio Llamazares. Para mí, la lectura de Los mares del sur fue como una revelación. En el plano personal, era muy serio y en sus apariciones públicas nunca se forzaba para resultar simpático".

Por otro lado, Rojas no alcanza a explicarse por qué Canarias, con la enorme casuística que genera en el campo de los sucesos, no produce una literatura en torno a estas manifestaciones. "Que yo sepa", afirma, "el único que escribe este tipo de novelas soy yo".

En cuanto a la falta de hábito lector en la sociedad actual, atribuye este déficit a la falta de tiempo. Sin embargo, considera la lectura una actividad "obligatoria" para el desarrollo de la persona y de la comunidad. "Formar a los jóvenes en la lectura ?concluye? es el mejor medio para forjar escritores".