La Palma
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Noche en Blanco se aplaza al 1 de diciembre leer

La Policía Local capitalina patrulla las calles con pistolas que no funcionan

Fuentes consultadas del sindicato mayoritario en este cuerpo, el STAC, y del propio ayuntamiento afirman que las armas de fuego son "de juguete" y que ponen en peligro la seguridad de los ciudadanos y de los propios policías. El alcalde reconoce que algunas fallan y anuncia la compra de nueva pistolas.
EL DÍA, S/C de La Palma
21/oct/03 21:22 PM
Edición impresa

La gran mayoría de los policías locales de Santa Cruz de La Palma (31 personas componen la plantilla) salen a patrullar las calles con armas de fuego (pistolas) que no funcionan o que están en muy mal estado. Así lo confirmaron ayer a este periódico un alto cargo del sindicato mayoritario (el presidente lo negó) en este cuerpo, el STAC, (Sindicato de Trabajadores de la Administración Pública de Canarias), y fuentes del propio ayuntamiento.

Ambas fuentes calificaron los hechos de muy graves porque consideran que está en juego la vida de los policías y de los ciudadanos. El sindicalista consultado detalló que las pocas armas que funcionan se cargan con doble bala, lo que significa que "sin haber disparado, ya hay otra bala en la recámara, con lo cual, si disparas, puede explotarte en la mano y dejarte secuelas muy graves como la pérdida de una mano o heridas en la cara. Es un desastre y tanto el sargento de la Policía Local como el alcalde saben lo que está pasando y están tratando de renovarlas y de devolverlas a la casa checoslovaca Cesska, que las suministró".

El problema se plantea, según indica el sindicalista, porque se trata de unas armas "pequeñas, bonitas y ligeras pero muy baratas y por eso los policías están saliendo a la calle con pistolas que no funcionan, que se fabricaron mal y que son de juguete porque no son unas pistolas de verdad".

Aseguró que esta situación se viene produciendo desde que se trajeron las armas hace ya dos o tres años y que se habló con la empresa fabricante, que se comprometió a reintegrar el dinero si se las enviaban, cosa que no se ha hecho porque "para eso previamente el ayuntamiento tendría que comprar armas de verdad y con lo mal que está la situación económica en el consistorio esto no va a suceder". "El ayuntamiento, dijo, prefiere que aparentemos que llevamos un arma, pero si un día tenemos que utilizarla, puede pasar de todo". No obstante, el alto cargo sindicalista explicó que la culpa no es del ayuntamiento, sino del anterior sargento de la Policía, que fue el que las compró.

Afortunadamente, en los últimos 20 años no ha sido necesario utilizar un arma de fuego, pero "el policía tiene que llevarla porque así lo exige la ley para protegerse y proteger a los ciudadanos. Tienen que estar en perfecto funcionamiento y tiene que haber más prácticas de tiro", señaló. Precisamente en una de las últimas prácticas que se realizaron, señalan fuentes municipales, se comprobó que la mayoría de las armas se encasquillaban. "El problema es serio y está en juego la seguridad de los ciudadanos y de los policías", indican. El sargento de la Policía Local negó estos hechos, aunque sí reconoció que ha habido algún problema puntual, y el alcalde, Carlos Cabrera, dijo que la mayoría de las pistolas funcionan y que los policías no están indefensos. "Es verdad que haciendo las prácticas de tiro alguna ha fallado y le hemos exigido a la empresa que cubra el cambio de las deterioradas. Se ha negado y seguramente vamos a comprar otras nuevas, aunque pediremos que nos devuelvan el dinero de las que no reúnen condiciones". Añadió que le parece injusto que se diga que son pistolas de juguete porque quien las gestionó fue el anterior jefe de Policía. Parece, indicó, que algunos quieren desprestigiarlo. Reconoció que a la Policía no le gusta el modelo de pistola actual.