Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Unas cuarenta personas son evacuadas al entrar olas en dos edificios en Garachico leer

El Cabildo reconoce las deficiencias en los barrancos del Suroeste

El Consejo Insular de Aguas va a mejorar los cauces en seis barrios: Tíncer, El Tablero, El Rosarito, Barranco Grande, El Sobradillo y Llano del Moro. La inversión asciende a algo más de un millón de euros.
EL DÍA, S/C de Tenerife
23/oct/03 21:28 PM
Edición impresa

El Consejo Insular de Aguas, organismo autónomo adscrito al Cabildo de Tenerife, ha acordado mejorar el cauce de varios barrancos situados en el área suroeste de la comarca metropolitana, en los términos municipales de Santa Cruz y La Laguna.

La inversión prevista para acometer las diferentes actuaciones supera el millón de euros y solucionará las deficiencias del drenaje detectadas en zonas urbanas de El Tablero, El Rosarito, Tíncer, Barranco Grande, El Sobradillo y Llano del Moro.

La decisión fue adoptada por la junta de gobierno del citado organismo, reunida en la tarde del pasado martes, bajo la presidencia de su titular, José Joaquín Bethencourt. El proyecto recoge una serie de mejoras que surgen como resultado de los diferentes encuentros mantenidos entre asociaciones vecinales afectadas y administraciones públicas implicadas.

En un primer momento se contempla la restauración de todo el drenaje en el entorno del barrio del Rosarito a través de varias actuaciones, como la mejora del barranquillo situado junto al camino del mismo nombre, la regeneración en la superficie del barranco del Muerto y la mejora del drenaje longitudinal. En este último punto se trata de diseñar un sistema rejillas transversales en las calles que convergen con el camino del Rosarito, complementadas con tragaderos, de forma que el caudal generado por las lluvias no llegue a la vía.

De otra parte, entre las obras que están previstas se incluye también la regeneración de la cabecera del barranco de las Veredillas, así como de un tramo de este mismo barranco que ha desaparecido bajo continuos vertidos.

En este enclave se trata de ejecutar un pozo al que se conectarán todas las infraestructuras de drenaje planteadas en la zona, además de la ya existente.

Otra de las actuaciones incluidas en el proyecto consiste en la mejora del drenaje longitudinal de la calle La Monja donde también se colocarán rejillas que eviten los excesivos caudales que se producen en la época de lluvias.

En la zona de El Tablero, la obra que se ha planteado consiste en la restauración de un tramo del barranco del Binoco gracias a la construcción de un marco de hormigón armado, así como la ejecución de una rampa y una escalera de acceso a las parcelas de cultivo existentes aguas arriba del cruce con la calle.

Por último, el camino de Los Andenes actúa como colector de la escorrentía de una importante cuenca con una red de drenaje que resulta insuficiente, motivo por el que requiere la instalación de rejillas transversales al viario que estén protegidas mediante perfiles metálicos que recojan el caudal de agua, para verterlo posteriormente en dos puntos del barranco del Muerto.

El Consejo Insular de Aguas, organismo autónomo adscrito al Cabildo de Tenerife, ha acordado mejorar el cauce de varios barrancos situados en el área suroeste de la comarca metropolitana, en los términos municipales de Santa Cruz y La Laguna.

La inversión prevista para acometer las diferentes actuaciones supera el millón de euros y solucionará las deficiencias del drenaje detectadas en zonas urbanas de El Tablero, El Rosarito, Tíncer, Barranco Grande, El Sobradillo y Llano del Moro.

La decisión fue adoptada por la junta de gobierno del citado organismo, reunida en la tarde del pasado martes, bajo la presidencia de su titular, José Joaquín Bethencourt. El proyecto recoge una serie de mejoras que surgen como resultado de los diferentes encuentros mantenidos entre asociaciones vecinales afectadas y administraciones públicas implicadas.

En un primer momento se contempla la restauración de todo el drenaje en el entorno del barrio del Rosarito a través de varias actuaciones, como la mejora del barranquillo situado junto al camino del mismo nombre, la regeneración en la superficie del barranco del Muerto y la mejora del drenaje longitudinal. En este último punto se trata de diseñar un sistema rejillas transversales en las calles que convergen con el camino del Rosarito, complementadas con tragaderos, de forma que el caudal generado por las lluvias no llegue a la vía.

De otra parte, entre las obras que están previstas se incluye también la regeneración de la cabecera del barranco de las Veredillas, así como de un tramo de este mismo barranco que ha desaparecido bajo continuos vertidos.

En este enclave se trata de ejecutar un pozo al que se conectarán todas las infraestructuras de drenaje planteadas en la zona, además de la ya existente.

Otra de las actuaciones incluidas en el proyecto consiste en la mejora del drenaje longitudinal de la calle La Monja donde también se colocarán rejillas que eviten los excesivos caudales que se producen en la época de lluvias.

En la zona de El Tablero, la obra que se ha planteado consiste en la restauración de un tramo del barranco del Binoco gracias a la construcción de un marco de hormigón armado, así como la ejecución de una rampa y una escalera de acceso a las parcelas de cultivo existentes aguas arriba del cruce con la calle.

Por último, el camino de Los Andenes actúa como colector de la escorrentía de una importante cuenca con una red de drenaje que resulta insuficiente, motivo por el que requiere la instalación de rejillas transversales al viario que estén protegidas mediante perfiles metálicos que recojan el caudal de agua, para verterlo posteriormente en dos puntos del barranco del Muerto.

REUNIÓN

La próxima cita, el día 28

En el colectivo vecinal de esta zona, representado por la Fadod, la sensación que prima es la de escepticismo. Su presidente, Evelio de Armas afirmó ayer que "vamos a ver qué pasa en la próxima reunión con ellos, prevista para el próximo día 28. Tenemos claro que hasta que no veamos comenzar las obras no pararemos de reivindicar que se arregle esta situación, que en algunos casos, como el del barranco de El Rosarito, resulta casi desesperada". El temor se acrecienta porque, por si fuera poco, ya empezó a llover.