Actualidad

Ibarretxe mueve ficha

Un consejo extraordinario del Gobierno vasco dio ayer el visto bueno al proyecto de libre asociación de Euskadi a España, que recoge el derecho de la comunidad autónoma a la secesión del Estado.
EFE, Vitoria
26/oct/03 14:14 PM
Edición impresa

El proyecto de nuevo estatuto de "libre asociación con el Estado español" aprobado ayer por el Gobierno vasco establece que la aceptación de este régimen "no supone renuncia alguna de los derechos históricos del Pueblo Vasco, que podrán ser actualizados en cada momento, en función de su propia voluntad democrática".

El texto articulado denominado "Estatuto Político de la Comunidad de Euskadi", ha sido dado a conocer tras su aprobación en un consejo extraordinario del Go-bierno vasco y su posterior entrega en el Parlamento vasco por parte del lehendakari, Juan José Ibarretxe.

La propuesta se basa en la existencia de un "Pueblo Vasco o Euskal Herria con identidad propia", que "tiene derecho a decidir su propio futuro" y que ello se materializaría mediante referéndum, "regulado" por el Parlamento vasco.

"Nacionalidad vasca"

El artículo primero del nuevo estatuto político establece que las provincias de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, así como sus ciudadanos, "en ejercicio del derecho a decidir libre y democráticamente su propio marco de organización y relaciones políticas, y como expresión de su nacionalidad y garantía de autogobierno, se constituyen en una comunidad vasca libremente asociada al Estado español bajo la denominación de Comunidad de Euskadi".

Crea la nacionalidad vasca, de modo que "el disfrute o acreditación indistinta de ambas (la española o la vasca)" será compatible, y establece que el euskera, "tendrá, como el castellano, carácter de lengua oficial en Euskadi".

Sobre las relaciones con Navarra, recoge que si los ciudadanos de ambas comunidades "decidieran libremente conformar una estructura política conjunta, se establecerá, de común acuerdo, un proceso de negociación política", dirigido a "articular un nuevo marco de organización y de relaciones políticas que, en último término, deberá ser ratificado por la ciudadanía de ambas comunidades".

El lehendakari Juan José Ibarretxe aseguró tras aprobar su Gobierno el proyecto de nuevo estatuto vasco que "todos las personas que vivimos en Euskadi vamos a decidir con nuestro voto nuestro futuro, es nuestro derecho y nada ni nadie nos lo puede arrebatar".

Al término del consejo extraordinario del Gobierno Vasco que aprobó el proyecto de reforma del estatuto de autonomía que plasma en un texto articulado el llamado Plan Ibarretxe, el lehendakari leyó una declaración institucional, en la que aseguró que el nuevo estatuto "no plantea rupturas, sino un nuevo marco de convivencia con el Estado español".

El lehendakari apeló "al sentido democrático de los pueblos de España para que la voluntad mayoritaria de la sociedad vasca, expresada de forma pacífica y democrática sea respetada. Sólo pedimos la voz y la palabra".

Ibarretxe reiteró que la "ratificación definitiva del consenso alcanzado en el Parlamento vasco" (en torno a este proyecto), será "mediante un referéndum en condiciones de libertad, sin violencia y sin exclusiones".

Ibarretxe consideró que su propuesta plantea "un nuevo Estatuto para una nueva generación, para responder mejor a la voluntad de cambio y de soluciones de la sociedad vasca, es una propuesta mo-derna para relacionar a Euskadi con el Estado, con Europa y con el mundo".