Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Unas cuarenta personas son evacuadas al entrar olas en dos edificios en Garachico leer

A más desarrollo, más carreteras


26/oct/03 12:21 PM
Edición impresa

El cierre del anillo insular que prevé el encuentro en autovía del norte y el sur de la Isla por el suroeste enfrenta a muchos de los gestores públicos con ecologistas en un debate que rechaza hipotecar el desarrollo socioeconómico de los habitantes en kilómetros de carreteras. "A veces parece que nosotros nos dedicamos a hacer carreteras porque tenemos un capricho", recrimina a sus detractores el viceconsejero de Infraestructura, Transporte y Vivienda del Gobierno canario, Gregorio Gualadupe. "La infraestructura va detrás de la planificación, pero con la suficiente antelación para evitar el estrangulamiento. No podemos hacer un puerto y no tener una carretera suficiente para el tráfico que genere", un ejemplo que extrae Guadalupe del caos que sufren a diario los conductores en Los Cristianos, al sur de Tenerife.

En apoyo del viceconsejero, el alcalde de Santiago del Teide, Juan Damián Gorrín, apuesta decididamente por el cierre del anillo insular, "por lo menos en aquellos tramos en donde no se presentó alguna alegación, como sucede desde Chío a Santiago del Teide", por lo que se beneficiaría directamente su municipio. "Para nosotros es vital y esencial para la Isla".

Gorrín cree que esta nueva infraestructura, contemplada dentro del convenio de carreteras suscrito entre los Gobiernos central y canario en 1996, viene a frenar "el desdoblamiento de población. Damos servicios a mucha gente que está empadronada en el norte y que reside en el sur por los problemas de movilidad. Prefieren abrir una segunda casa en el sur para evitar el traslado diario por unas carreteras colapsadas".

Los participantes sitúan el problema en que Tenerife "crece más que las infraestructuras que tenemos", precisa Juan Damían Gorrín, quien no oculta que "la Isla está masificada. Quizás deberíamos hacer una reflexión para saber hasta dónde queremos llegar". Antes de que se produzca esa moratoria, el alcalde de Santiago del Teide pide un esfuerzo y que se haga el anillo.

La cruda realidad

Lejos de planteamientos nostálgicos, Juan Jesús Bermúdez, representante de Ben Magec, "estampa" a los contertulios las cifras de la cruda realidad insular: "Canarias tiene una media de red viaria suficiente para atender la movilidad sostenible. Nuestro parque automovilístico ha crecido un 35 por ciento en los últimos seis años, un nivel sólo equiparable con Estados Unidos. Además, se ha registrado un incremento anormal en el crecimiento del parque automovilístico. De hecho, Tenerife tiene ya una red viaria, aunque con diferentes categorías, que supera los dos mil kilómetros de longitud. Canarias es la segunda comunidad del Estado, después de Madrid, por media de vehículos por kilómetro de vía".

Bermúdez va más allá y dice: "Por cada dos isleños, hay una media sorprendente de 1,3 coches, lo que nos sitúa dentro de la zona roja del modelo de transporte, superando a las claras el límite de sostenibilidad e impacto medioambiental deseados".

El portavoz de Ben Magec fundamenta su rechazo al cierre del anillo insular en dos cuestiones claramente diferenciadas: criterios socioeconómicos por un lado, junto a los valores medioambientales por otro.

"El cerramiento del anillo insular va a facilitar el trasvase de población del norte al sur y reconoce implícitamente que el norte de la Isla no puede acoger más mano de obra en la zona, un reconocimiento del fracaso socioeconómico de la zona". A juicio de Juan Jesús Bermúdez, "la construcción del anillo condicionará a la larga el desarrollo del norte al tirón del sur, dejando de lado el aprovechamiento de los recursos endógenos del territorio".

El ecologista estima que con el cerramiento del anillo "se convertirá a los municipios del norte en zona apetecible para urbanizar una segunda residencia o vivienda de noche, lo que le entusiasma a algunos alcaldes a pesar de que vaya en contradicción con el deseo de conservar los suelos agrícolas. Hay alcaldes del norte que desean el cerramiento para poner en el mercado suelo urbanizable a precio del sur, muy superior".

Junto al duro golpe que supondría el trazado para los sectores primarios y agropecuarios, Juan Jesús Bermúdez se sorprende por el entusiasmo con el que han acogido el cerramiento algunos comerciantes. A su juicio, "los primeros beneficiados de esta obra serán las grandes superficies, en detrimento del negocio tradicional".

Junto a este argumento más técnico que ecologista, Bermúdez da su toque "verde". "Los impactos medioambientales deberían hacer replantearse su utilidad. Se van a hipotecar valores paisajísticos y hasta sentimentales de mucho peso para ganar unos minutos en la movilidad".

Bermúdez trae al recuerdo de los contertulios el "triste episodio que se vivió en el Parlamento canario cuando se mutiló el espacio de la reserva natural de Chinyero (El Tanque) para atravesar una autopista", como se contempla en el trazado por el norte.

"La inversión en la vertiente del anillo en la Isla refleja tanto el coste real como el ambiental de la actuación", advierte Bermúdez, para recordar que las carreteras abrirán el camino al deterioro en los espacios protegidos de la Rambla de Castro, Campeche o el barranco de Ruiz. "Lejos de estar planteados con mimo, se ha apostado por la orografía de la vía rápida, aunque para ello sea necesario construir viaductos que no encajan en la geografía insular".

Alternativas

Desde Ben Magec se propone reorientar las inversiones millonarias del anillo insular hacia la promoción de los recursos endógenos, además de potenciar, de verdad, el transporte público. "Tenemos previsiones de nuevas carreteras que asombrarían a algunos ingenieros en otras geografías; ahora bien, tenemos presupuestos para inversiones en mejoras del transporte público, especialmente de la guagua, que conmueven a un párroco de una zona rural por su escasez".

"Hay una política activa de no estimular el transporte público en zonas en las que se demanda y que se tienen que conformar con una realidad tercermundista: desde la mala situación de las paradas, al alto coste, pasando por la frecuencia del servicio". Son algunos de los atractivos para no usar la guagua, estima Bermúdez.

Los ecologistas rechazan perderse en un discurso simplista y apuestan por la mejora de la red viaria actual. "Entendemos las fatigas y los problemas de movilidad para ir a trabajar del norte al sur, pero creemos que se puede mejorar esta situación con un mejor trazado sobre lo que ya existe, no ignorándolo, como algunos pretenden hacer".

Situación actual

Gregorio Gualadupe recuerda que el Gobierno canario "se basa en la planificación territorial, porque las infraestructuras son unos de los instrumentos para el posible desarrollo de cara al futuro".

El viceconsejero advierte de que "no son intrínsecamente buenas de por sí, porque hay que velar por un desarrollo que potencie la riqueza sin necesidad de que dependa de la inversión pública, pese a que, indudablemente, es uno de los factores fundamentales para el empleo y el desarrollo".

"El cierre del anillo de circunvalación era un deseo ancestral de la Isla", recuerda el viceconsejero, quien, como dato anecdótico, hace referencia a un proyecto redactado por técnico peninsulares en la década de los años sesenta que dejaba un kilómetro en todo el litoral de la Isla para dedicarlo a la conquista del turismo.

Gregorio Guadalupe hace una radiografía del estado en el que se encuentra en la actualidad el cerramiento del anillo insular.

"En la zona norte, se planteó el Plan Territorial Especial, que fijaba un corredor entre Los Realejos e Icod de los Vinos. Alguien pensó que se planteaba como un proyecto de construcción, cuando lo único que se trataba era de reservar un corredor , de acuerdo con las necesidades fijadas en el Plan Insular de Ordenación del Territorio, que estipula que la carretera tiene que tener las características de autovía". En la tramitación de este trazado, presentaron su oposición el ayuntamiento de Los Realejos y el Cabildo de Tenerife, mientras que trasladaron su agrado San Juan de la Rambla e Icod de los Vinos. Según el análisis de Gregorio Guadalupe, "las reticencias partieron de los ayuntamientos más próximos (al trazado) y desde el Cabildo, hasta suspender la tramitación porque la Corporación insular no tuvo una postura muy clara".

En el tramo del anillo insular por el sur, el viceconsejero limita los contratiempos al paso por Guía de Isora, que afecta al suelo agrícola. "El Cabildo nos dijo que estudiáramos otras alternativas".

Ante esta situación, desde el Gobierno de Canarias se propondrán al Ejecutivo central que saque a licitación las obras en aquellos lugares del sur donde no se han presentado objeciones.

Por ello, se solicitará que se licite el próximo año los enlaces entre Adeje y Tejina de Guía, y desde Chío a Santiago del Teide, quedando por resolver una fórmula que permita sortear el escollo del terreno agrícola, en Chío?Tejina de Guía. "Esto va a suponer que exista un desfase de dos años entre las obras que se liciten, si lo acepta Madrid, el próximo año, y la zona afectada en Guía de Isora, ya que se tarda un año en ejecutar un proyecto y luego hay que someterlo a exposición pública".

Aunque el Plan General de Or-denación Urbana de Guía de Isora ya contemplaba el paso de la autovía por los terrenos agrícolas, el alcalde de Santiago del Teide explicó que "los agricultores presentaron sus alegaciones directamente ante el Cabildo", por lo que se solicitó que se aportaran nuevas alternativas.

El argumento de Guadalupe, que asegura que "somos cuidadosos a pesar de la fama de depredadores que tenemos en la obra pública", no convence al ecologista Juan Jesús Bermúdez, que insiste en que "a más coches, más carreteras", y pone como ejemplo los 84 millones de euros invertidos en el tramo Santa Cruz-Las Chumberas.

El cierre del anillo contempla también una vía de circunvalación en el área metropolitana que podría enlazar el puerto tinerfeño con La Laguna por Residencial Anaga, alternativa que aún está en estudio.

sur

Adeje-Santiago del Teide

El Gobierno canario solicitará a Madrid que el próximo año saque a licitación la construcción de los tramos comprendidos entre Santiago del Teide-Chío y Tejina de Guía-Adeje. El primero tiene una extensión de 8.200 metros, de los que 1.278 metros serán de túnel. El presupuesto asciende a 34,16 millones de euros. De Adeje a Tejina de Isora, será el único tramo de toda la Isla, con una extensión de 7.060 metros, que no precise de túneles. Su presupuesto: 48,78 millones de euros.