Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Detienen a un hombre en Tenerife que estaba bajo orden europea de detención y entrega leer

Álava y Navarra rechazan cualquier vinculación al Plan Ibarretxe

Mientras que el titular de la Diputación de Álava, Ramón Rabanera, asegura que recurrirá ante los tribunales la propuesta vasca, el Partido Popular y el Partido Socialista consideran que el programa presentado por los nacionalistas vascos se acerca a las tesis de ETA.
EFE, Bilbao
27/oct/03 21:37 PM
Edición impresa

La Diputación de Álava y el Go-bierno de Navarra rechazaron ayer la propuesta de nuevo Estatuto presentada ayer por el gobierno Vasco y, mientras Ramón Rabanera anunció que la recurrirá ante los tribunales, Miguel Sanz aseguró que la Comunidad Foral se quedará al margen de dicho proyecto político.

La Diputación de Alava anunció que presentará un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco contra el acto de aprobación por parte del Consejo de Gobierno Vasco de la propuesta de reforma del Estatuto.

Tras el Consejo de Diputados reunido en sesión extraordinaria, el diputado general, Ramón Rabanera (Partido Popular), reclamó la "retirada inmediata" de la propuesta, antes de que entre en fase de debate parlamentario, por entender que pudiera "ser constitutiva de contrafuero", y considerar que "im-plica la ruptura unilateral del pacto estatutario, así como del orden constitucional del que trae causa".

Por ello, y sin perjuicio de tomar más medidas, la institución foral interpondrá, "con la mayor urgencia", un recurso ante el TSJPV contra el acto de aprobación de la propuesta de libre asociación por parte del Gobierno Vasco, fundamentado en la "falta de audiencia de Álava" para la elaboración de ese texto articulado.

El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, consideró necesario dar "una respuesta democrática, firme y decidida" al plan del lehendakari, un proyecto que, en su opinión, "degrada la Constitución" e insulta "a quienes sufren la violencia terrorista, deteriorando la convivencia y oxigenando a los terroristas".

Sanz se refirió a la propuesta como "un desafío del nacionalismo vasco", como "un proyecto de secesión, ruptura con España, división de los ciudadanos vascos y clara confrontación de una parte de Euskadi con España" e insistió en que "con Navarra no cuenten para ese viaje", puesto que, según dijo, "estamos plenamente convencidos de que ese plan aboca al pueblo vasco al precipicio".

Lejos de la ruptura

Por su parte, el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Jon Imaz, defendió que el nuevo Estatuto no es "rupturista ni secesionista" y aseguró que quienes mantienen esta "gran mentira" tratan de evitar que se debata "con normalidad". PNV y EA valoraron la iniciativa y la posibilidad de que los vascos "tienen derecho decidir su propio futuro" y el portavoz del PNV, Joseba Egibar, aseguró que "España se equivoca si se obstina en tener a Euskadi como realidad realquilada bajo su titularidad y propiedad".

En la oposición, el PP del País Vasco y el PSE consideran que con la iniciativa, el Ejecutivo autónomo se aproxima a las tesis de ETA y así, el presidente del PP en el Parlamento Vasco, Jaime Mayor Oreja, señaló que la propuesta de nuevo es "un proyecto hacia la independencia", que plantea fundamentalmente "un camino: hacia el encuentro con ETA".

Además, el secretario general del PSE-EE, Patxi López, opinó ayer que el lehendakari "miente" porque con su propuesta no se alcanzará la paz y le señaló que casi la mitad de la sociedad vasca "sentimos cómo ETA atenta y amenaza nuestra libertad" y ahora "empezamos a sentir cómo usted atenta y amenaza nuestros derechos".

Unidad Alavesa presentará hoy en las Juntas Generales de Alava una moción en la que plantea que, en caso de que la propuesta para reformar el Estatuto vasco salga adelante, se instrumentalice un proceso plebiscitario para que los alaveses puedan pronunciarse sobre el plan Ibarretxe.

El portavoz de la ilegalizada Batasuna, Joseba Permach, criticó que la iniciativa del lehendakari limite tan sólo a la Comunidad Vasca la aplicación del "nuevo estatuto".