Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Inglaterra devuelve a España la moneda:
0
3
al descanso leer

Esperanza Aguirre quiere de vicepresidente de Madrid al delegado para Extranjería


COLPISA, Madrid
28/oct/03 21:40 PM
Edición impresa

La presidenta electa de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no ha ocultado nunca en privado que quiere como "número dos" de su Ejecutivo al actual delegado del Gobierno para la Extranjería, Ignacio González González, madrileño de 43 años, viejo colaborador suyo tanto en el ayuntamiento madrileño como en el Ministerio de Cultura. Pero su elección provocaría una crisis a muy corto plazo en el Ministerio de Interior, según reconocen responsables de este departamento, por la dificultad para encontrar en tan poco tiempo un sustituto que apenas tendría cinco meses para aterrizar y gestionar una materia tan complicado antes del final de la legislatura.

Un aspecto complica la situación: nadie puede garantizar a González su continuidad como responsable de la Extranjería tras las generales aunque el PP las gane, ya que tampoco es seguro que Acebes siga al frente de Interior en un hipotético gobierno de Mariano Rajoy.

La suerte de Ignacio González se decidirá en breve. Serán Aguirre y Acebes los que solventarán la cuestión. Los dos conversarán en breve para dilucidar el problema. La determinación de Esperanza Aguirre es firme: González, que ya tiene experiencia en la administración madrileña, le ha servido siempre como "hombre de confianza", tanto como director de Servicios de Juventud, de Cultura y de Servicios Generales en el consistorio madrileño, como subsecretario en Cultura entre 1996 y 1999.

Quejas de Zapatero

Por su parte, Acebes considera a González una "figura clave" en Interior: fue el hombre en la sombra que durante su etapa como secretario de Estado para la Administración Pública hizo de efectivo "apaga fuegos" durante la crisis provocada por los sucesos racistas de El Ejido.

Por otra parte, José Luis Rodríguez Zapatero, denunció ayer "las malas artes" del PP, que dio durante el recuento de votos un "espectáculo lamentable" por "el uso partidista de las instituciones públicas" en la difusión de los datos electorales.

Para Zapatero, el PP hizo un uso "anómalo" de las instituciones, de la Presidencia en funciones de la Comunidad y de la televisión autonómica, a la hora de difundir los resultados. Como ejemplo, relató que con el cerca del 92% de los votos escrutados el acceso al recuento de votos "se cortó", según dijo el líder socialista.