Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
El TS fija que todo contacto corporal de tipo sexual es abuso y no coacciones leer

Tenerife y Las Palmas acercan posturas con el Gobierno

Las dos entidades más representativas del fútbol canario pueden recibir por parte del Ejecutivo un importante respaldo económico. Se descarta la opción de los avales por ilegal, pero se pretende ampliar el contrato de promoción turística a través del deporte vigente hasta el 2006. En un mes habrá noticias.
JORNADA, S/C de Tfe.
28/oct/03 12:26 PM
Edición impresa

Dirigentes CD Tenerife y la UD Las Palmas mantuvieron ayer una importante reunión con los responsables de la consejería de Economía y Hacienda en la que se gestaron los primeros pasos de un respaldo económico que serviría de ayuda vital para que ambos clubes puedan salvar la delicada situación que atraviesan en estos instantes.

Por parte del Tenerife estuvieron presentes Víctor Pérez de Ascanio y Nicolás Pérez Álvarez, consejero que fue el encargado de exponer los aspectos técnicos de la propuesta presentada por la entidad blanquiazul. Mientras, Ricardo Ríos, máximo mandatario amarillo, se rodeó de sus asesores económicos para transmitir sus ideas ante José Carlos Mauricio y Cosme García, consejero y viceconsejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Canarias, respectivamente.

Pese a que la reunión no se desarrollo bajo los parámetros esperados, los dirigentes de ambos clubes comparecieron en la rueda de prensa posterior afirmando que el contacto con los responsables políticos había sido positivo y esperanzador.

De la reunión se sacó en claro que la ayuda a los clubes no puede llegar en forma de avales, como se planteó en un principio, puesto que esta opción no está sujeta a derecho y por lo tanto es ilegal.

La alternativa que se propuso fue la de la ampliación del contrato de promoción publicitaria del turismo a través del deporte. Ambas entidades rubricaron, en su momento, un acuerdo que tiene su duración hasta el 2006, a razón de 1.2 millones de euros, y ahora lo que se intenta es renovar ese contrato por algunos años más. La propuesta se elevará al consejo de Gobierno en el plazo de un mes y es ahí donde se certificará la validez o no de la propuesta, además de la duración del contrato y las cantidades a recibir. Se intenta que el nuevo acuerdo abarque un período no inferior a ocho años y que el dinero a recibir de manera sea algo superior el anterior acuerdo. En la misión de presentación y concienciación de la idea, los dirigentes de ambas entidades tienen previsto reunirse con los portavoces parlamentarios de los distintos partidos políticos. La idea de los dirigentes de ambos clubes es convencer a todos los grupos políticos, y por extensión a toda la sociedad canaria, de que este respaldo económico no se corresponde a una ayuda desmedida y que irá a saco roto. Los directivos hablan de contraprestación y de un aporte económico que tiene un término finalista, acabar con las deudas más apremiantes.

Con el fin de asegurarse la mayor receptividad posible por parte del consejo de Gobierno, ambas entidades deberán presentar un plan de viabilidad en el que tienen que reflejar el año en que dejarán de ser deficitarios.

En el caso de que la propuesta fuese aceptada en el parlamento canario, ambas entidades recibirían una certificación que garantizaría la entrega de las cantidades acordadas.

Con ese documento, ambos clubes podrían establecer negociaciones con entidades bancarias con el fin de conseguir dinero líquido para hacer frente a las deudas más apremiantes. Después, serán los grupos financieros los que decidan aceptar o no esas garantías.

El antecedente

El Tenerife ya conoce un antecedente sobre este asunto. Bajo el mandato de Javier Pérez, el club blanquiazul recibió 1.000 millones de pesetas por el contrato de publicidad aún vigente. En aquella ocasión, la entidad isleña no consiguió que esa certificación fuera aceptada por las entidades financieras para recibir a cambio dinero líquido. Aquella vez, el Tenerife utilizó la fórmula para pagar a instituciones públicas.