Vivir

Buscan a los ocupantes de una patera que apareció ayer en el sur de Tenerife

La embarcación, de unos seis metros de eslora, arribó a la costa de Arona durante la madrugada de ayer y fue avistada por unos vecinos, que dieron la voz de alarma sobre las 9:30. Efectivos de la Guardia Civil, de los bomberos y de Salvamento Marítimo rastrearon la zona sin encontrar a nadie por los alrededores.
NURIA DÍAZ, S/C de Tenerife
28/oct/03 21:41 PM
Edición impresa

Una patera, sin ningún ocupante a bordo, apareció ayer semihundida en Costa del Silencio, Arona. Al parecer, una vía de agua causada por un golpe en el casco contra las piedras de la costa obligó a sus pasajeros, que con toda probabilidad eran inmigrantes ilegales procedentes de África, a abandonar la embarcación.

Sobre las nueve y media de la mañana, unos vecinos de la zona dieron la voz de alarma al detectar "un fuerte olor a gasoil" y al ver que una embarcación de color azul estaba zozobrando frente a Montaña Amarilla, en Costa del Silencio.

Tras recibir el aviso, el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad activó a la Policía Local, Guardia Civil, Bomberos del Consorcio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento y a Salvamento Marítimo, con el rastreo de la zona por tierra y mar en busca de los ocupantes de la barca.

Fuentes de la Guardia Civil indicaron que lo más probable es que estas personas viajaran primero en un barco nodriza de mayores dimensiones. Esta nave les habría dejado cerca de la costa en la barquilla de unos seis metros de eslora y en la que podrían viajar hasta treinta individuos.

Dinero de origen africano

Asimismo, en la costa donde supuestamente se produjo el desembarco, encontraron ropa húmeda y dinero africano, por lo que se sospecha que los inmigrantes ilegales, cuyo número exacto se desconoce, proceden de aquel continente. Asimismo, todos los indicios revelan que los ocupantes de la embarcación se acercaron nadando hasta la orilla, se desprendieran de sus atuendos y siguieran a pie su odisea.

Sin embargo, un equipo de submarinistas de la Guardia Civil, junto con las embarcaciones de los bomberos y de Salvamento Marítimo, rastrearon la zona para asegurarse de que ningún ocupante de la embarcación se encontraba todavía en el agua. Salvamento Marítimo también dio ayer un aviso a todos los que navegan por la zona, por si pudiera aparecer alguien.

La barca fue hallada en una zona de rocas, con una vía de agua, por lo que fue remolcada por la embarcación ligera de los bomberos hasta el muelle de Tavío, en el Golf del Sur, donde la Guardia Civil se hizo cargo de ella.