Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Dolores Delgado cancela su agenda de esta tarde en Zaragoza leer

Montoro apuesta por crear más empleo y anuncia un superávit del PIB del 0,5%

El ministro de Hacienda dejó claro que la prioridad del Gobierno es promover más puestos de trabajo, lo más estables posible y capaces de generar más renta, más consumo y más recaudación tributaria. Un modelo que Zapatero desechó por creerlo agotado y por no dar respuesta a la caída de la productividad.
COLPISA, Madrid
29/oct/03 21:43 PM
Edición impresa

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, convirtieron el debate de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos del Estado para 2003 en un cruce de reproches sobre la creación de empleo o el aumento de la productividad como bases del futuro económico español.

Montoro dejó muy claro que la prioridad del Gobierno en los ocho años pasados y los venideros es promover más puestos de trabajo, lo más estables posible y capaces de generar más rentas, más consumo y más recaudación tributaria. Un modelo que Rodríguez Zapatero desechó por considerarlo agotado, "demasiado relacionado con el ladrillo", y por no dar respuesta a la caída de la productividad a la tercera parte desde 1995.

Pese a admitir la estabilidad presupuestaria como un instrumento razonable, pero no dogmático, de la economía, el líder socialista criticó los puntos más débiles de la actual política del Gobierno: falta de inversión en innovación, estancamiento de la producción industrial, huida de investigadores al extranjero en busca de mejores remuneraciones, alta precariedad laboral, el "boom" de la construcción a base de burbuja y recalificaciones "políticas" de suelo y un endeudamiento exagerado de las familias, que apenas pueden llegar a final de mes y corren el riesgo de que una subida de tipos hipoteque su futuro.

Después de advertir que la construcción es ya el 9% del PIB español, "el doble que en el mundo desarrollado", cuando el 30% de las carreteras están calificadas por la UE como "muy peligrosas", Rodríguez Zapatero lanzó una dura crítica contra el fraude fiscal en España, que, a su entender, no se ataja por pura desidia del Gobierno.

Con datos en la mano, el líder socialista recordó que hay 6.000 millones de euros en la economia sumergida que no tributan.

La respuesta a tanto reproche por parte del ministro de Hacienda fue una andanada de cifras con los logros del Gobierno en los últimos años, incluido el anuncio de un superávit "histórico" de medio punto del Producto Interior Bruto (PIB) en este ejercicio.

Mencionó los más de 16,8 de trabajadores en activo, frente a los 12,5 millones de 1995; de ellos 13,7 millones de puestos fijos, 2,2 millones de puestos de trabajo creados para mujeres, más de la mitad de todo el empleo creado, y hasta un millón de inmigrantes legalizados y con trabajo.