Sucesos

Una explosión obliga a desalojar a 40 personas de un edificio de Santa Cruz

La deflagración se produjo sobre las diez de la mañana debido a un escape de gas que tuvo lugar cuando operarios de la empresa Disa cargaban el depósito de propano que suministra al inmueble
NURIA DÍAZ, S/C de Tenerife
29/oct/03 10:22 AM
Edición impresa

Unos cuarenta vecinos del edificio "La Manigua" de Residencial Anaga, en Santa Cruz de Tenerife, fueron ayer desalojados de sus viviendas durante aproximadamente dos horas, después de que un escape de gas provocara una explosión en el depósito de combustible de la edificación.

La deflagración se produjo sobre las diez y cuarto de la mañana, en el momento en que varios operarios de la empresa Disa cargaban el tanque de propano que suministra gas para la calefacción y el agua caliente al edificio, ubicado en la calle Elías Ramos González.

Según explicó el gerente del Consorcio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de Tenerife, Jacobo Kalitovics, la explosión se produjo por "una pequeña fuga" en una de las conexiones de las tuberías en el momento en que se trasvasaba el propano desde el camión cuba al tanque. Sin embargo, añadió, "se desconoce la fuente de calor que provocó la ignición".

Sin mayores consecuencias

Los operarios de Disa detectaron el olor a gas cuando se produjo el escape, por lo que rápidamente cortaron el suministro, lo que evitó que la fuga de propano, y por lo tanto la explosión, fuera mayor.

La deflagración sólo causó daños materiales a tres vehículos que se encontraban estacionados en el aparcamiento del inmueble, junto al jardín donde está ubicado el tanque bajo tierra.

Sin embargo, como medida preventiva, la Policía Local acordonó la zona y evacuó el edificio hasta que, sobre las doce menos cuarto del mediodía, bomberos y técnicos de Disa terminaron de revisar la instalación y confirmaron la seguridad del inmueble.

Los vecinos, entre nerviosos y sorprendidos, esperaban en el portal del edificio a que los dejaran volver a sus pisos. Una mujer comentaba que cuando oyó la explosión siguió planchando, pues no se le pasó por la cabeza que aquel estallido se hubiera producido en su edificio.

El administrador del inmueble, visiblemente alterado por lo ocurrido, aseguró a este periódico que la instalación de gas del edificio fue revisada "hace poco", aunque no quiso comentar nada más sobre lo sucedido