Vivir

El Gobierno rechaza acoger en Gran Canaria a 35 menores inmigrantes

Un grupo de jóvenes "irregulares" tuvo que hacer ayer el viaje de ida y vuelta a Fuerteventura en apenas unas horas, ante la orden expresa de Asuntos Sociales de que regresaran, negándose a atender la petición del Cabildo majorero.
IGNACIO MARTÍN, Tenerife
31/oct/03 21:49 PM
Edición impresa

Un grupo de 35 menores inmigrantes que habían sido enviados ayer por la mañana a Gran Canaria por el Cabildo Insular de Fuerteventura fueron devueltos, sin ninguna explicación, a las pocas horas por orden de la Consejería de Em-pleo y Asuntos Sociales del Go-bierno de Canarias.

A los jóvenes apenas les dio tiempo de pisar las dependencias de la Dirección General del Menor y la Familia en Las Palmas, ciudad a la que habían llegado a las doce del mediodía. Dos vuelos de Binter los devolvió por tandas a la isla majorera a las 18 y a las 20 horas "por orden expresa y sin contemplaciones de la consejera de Asuntos Sociales del Gobierno (Águeda Montelongo)", según explicó a EL DÍA la responsable de esta misma área en la corporación insular de Fuerteventura, Natividad Cano.

Cano, que dijo sentirse "muy indignada" con la situación, no había conseguido contactar con Montelongo a última hora de la noche de ayer y relató que "cada vez que he intentado hablar con ella a lo largo del día lo único que he conseguido es que me dijeran que estaba reunida".

Los responsables del Cabildo de Fuerteventura siguieron el trámite que venía siendo habitual, hasta ahora, en los casos en los que el centro de menores de Puerto del Rosario se ha encontrado colapsado. "Siempre lo habíamos hecho así cuando nuestras instalaciones han estado sobresaturadas y no habíamos tenido ningún problema", explicó Cano.

"No estoy enfadada, estoy indignada. La consejera sabe muy bien las malas condiciones en las que se encuentra el centro y la precariedad de medios que tenemos para atender a los menores. No entiendo su postura", añadió.

La titular de Asuntos Sociales del Cabildo de Fuerteventura ex-plicó que el centro de la capital majorera cuenta con 38 plazas y que "puede llegar a albergar a un máximo de 50 inmigrantes. Ayer teníamos 86, con la previsión de que llegaran más, sobre todo de cara al fin de semana, por lo que necesitábamos un margen en previsión de nuevas entradas".

La decisión del Gobierno de Canarias no ha hecho sino caldear los ánimos en la corporación insular.

Respecto a una posible devolución de las competencias en materia de atención a menores inmigrantes, como ha decidido ya el Cabildo de La Gomera, Natividad Cano recordó que "no es la primera vez que lo planteamos y ya dimos de plazo hasta finales de noviembre para que se mejoraran las condiciones. No sé si aguantaremos".

Por su parte, desde la Consejería de Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias se aseguró ayer que la decisión de devolver a Fuerteventura a los 35 menores se debió a que el Cabildo majorero decidió su envío a Gran Canaria "de forma unilateral".