Jornada Deportiva

Amaral se pone SERIO

El técnico compareció ayer en la sala de prensa del Heliodoro para analizar el partido ante el Terrassa, aunque acabó trasladando sus intervenciones a otros asuntos más trascendentes. Parecía molesto.
JORNADA, S/C de Tenerife
1/nov/03 12:29 PM
Edición impresa

Entre otras cosas, David Amaral dejó entrever que hay futbolistas que no están implicados con el proyecto y opinó que el entorno es muy crítico con el equipo. En sentido figurado, dio un puñetazo sobre la mesa, como si sintiera que algo se le escapa de las manos. Quizás consideró oportuno dar un toque de atención emitiendo un mensaje algo ambiguo (generalizó mucho) o, simplemente, todo fue fruto de su estado de ánimo.

Su primer "recado" fue para los futbolistas. Al ser cuestionado sobre los cambios que piensa introducir en el "once" de hoy respecto al último partido, el de la decepcionante derrota ante el Ejido, afirmó que "si ordenamos algo, hay que hacerlo y el que no quiera, no merece continuar aquí. Tendrá que hacer méritos. Si hacemos cuatro cosas seremos capaces de conseguir objetivos bonitos e ilusionar a la gente, pero si no es así, seremos un equipo del montón".

Centrándose en la citada derrota, aseguró que no se arrepintió del planteamiento táctico utilizado, marcado por una mayor presencia de delanteros. No obstante, apuntó que "valoro otro tipo de circunstancias que no esperaba. Hay que saber subir la pelota, crear ocasiones y, sobre todo, poner bien el equipo a disposición del delantero. Ante el Ejido, si hicimos dos oportunidades fueron muchas". En su siguiente respuesta agregó que "fue nuestro peor partido y espero que se tratara un mal día para todos, incluidos los técnicos, y que no se repita. Podemos perder, pero nunca por falta de actitud. Ese día nos faltó hasta eso. Estuvimos descolocados, no hicimos las cosas como habíamos preparado y nuestra recompensa fue perder".

"No es ninguna amenaza"

Su enfado por lo sucedido ante el Poli Ejido se extendió al amistoso que disputó el Tenerife en Tejina, que concluyó con triunfo de los laguneros por 2-1. Aunque no acudió al Izquierdo Rodríguez por enfermedad, sacó sus conclusiones. "El que no esté para jugar los partidos amistosos, no lo hará, se llame como sea y gane lo que sea. Me da lo mismo. Esto no es ninguna amenaza, sino la línea a seguir. Hay que estar con las luces encendidas, las pilas cargadas y a toda pastilla. Si nos equivocamos, lo haremos todos, pero que no sea con nuestras armas", declaró.

Entre los convocados para el choque con el Terrassa no se encuentran Barata y Rogerinho, que sí actuaron ante el Poli y el Tejina. ¿Están ellos entre los acusados? "El que no esté a toda pastilla no va a jugar. El que no esté por la labor, tiene las puertas abiertas y el que se tenga que ir, que se vaya. Lo que no vamos a permitir es ningún tipo de subordinación ni que nadie esté cacareando por ningún sitio. Y no me estoy refiriendo sólo a Rogerio y Barata".

Ahí fue cuando expresó su malestar por las exigencias que reciben los futbolistas desde el entorno. Por eso, recordó que "se ha hecho el equipo prácticamente de la nada, con muchos problemas, y lo que queremos es que todos ayuden. El proyecto no se puede dejar ir por dos o tres derrotas consecutivas. Tenemos que ser sensatos y coherentes y no pensar que vamos a ascender en un abrir y cerrar de ojos. En el club hubo una transformación en todos sus estamentos y no es fácil sacar diez futbolistas canarios, apoyados por jugadores que tampoco son esos grandes veteranos. Es lo que hay que valorar. Si ganamos, nos meten leña; si empatamos, nos meten leña; y si perdemos, ya se sabe que nos van a meter leña".

En este sentido, añadió que "me gustaría que se resaltara algo del equipo, ya que los chiquillos están luchando de forma decorosa. Pero es muy fácil criticar a un equipo en estas circunstancias. Vamos a ayudar a nuestra gente de manera convencida y ya habrá tiempo de pedir responsabilidades. Me gustaría tener a De Pedro y a Míchel, que está comentando los partidos en Televisión, pero ¿donde buscamos el dinero? Me encantaría contar con Martí, pero estamos orgullosos de los futbolistas que tenemos en todos los aspectos. Hay que tener paciencia. Hemos incorporado a diez canarios y es como si eso fuera algo común aquí. Parece que estamos pendientes de aprovechar cada traspié del equipo para cargar los cañones".

Finalmente, avanzó que no descarta solicitar algún refuerzo para diciembre y advirtió que no se puede medir la capacidad del Tenerife por su presupuesto, ya que de ser así, "deberíamos estar en Primera desde hace dos años".

Aarón y sus representantes

La explosión de Aarón como promesa blanquiazul le ha traído algún quebradero de cabeza que ha acabado con su titularidad. El motivo, las aparentes tensiones provocadas por la mejora de su contrato. Sobre el canterano, Amaral explicó que "no saco a ningún jugador pensando que va a ir al Madrid, ni tampoco voy a sacarlo por su representante, porque la responsabilidad la asume el cuadro técnico y el consejo. Cuando aparece un jugador, parece que pasa a ser una figura internacional y ahí empiezan los problemas, porque el representante piensa que es una joya y que hay que agotar todos los plazos, y, al final, lo que estamos consiguiendo es provocar un daño tremendo al chico. Lo que no entiendo es que Aarón me diga que lleva tres partidos descentrado. ¿A quién repercute eso? Al equipo. ¿Quién lo descentra? ¿Nosotros? Vamos a ver si somos sensatos. Si el futbolista quiere estar en el Tenerife, así será y si no, tiene las puertas abiertas".