Cultura y Espectáculos

La Laguna se convierte en un museo de arte sacro flamenco durante tres meses

Ciento setenta y seis obras de temática religiosa de variados estilos, realizadas durante los siglos XV y XVI, se reparten en los cinco escenarios que acogen la magna exposición "Lumen Canariense", singular iniciativa que fue inaugurada ayer y permanecerá expuesta hasta el 15 de enero de 2004.
EL DÍA, S/C de Tenerife
5/nov/03 20:27 PM
Edición impresa

La Laguna acoge una de esas exposiciones históricas, sobre todo para los amantes del arte sacro, que será difícil volver a admirar por estos lares, debido a la complejidad de reunir tantas valiosas piezas procedentes de cerca de un centenar de museos, templos y particulares de diversos países europeos, comunidades españolas e Islas de Canarias.

"Lumen Canariense. El Cristo de La Laguna y su tiempo", cuyo cartel ha sido realizado por el pintor Pedro González, fue inaugurada ayer con el estreno de la obra "Pasa el mártir", compuesta para la ocasión por el compositor, escritor y Premio Canarias de Bellas Artes Luis Cobiella.

La pieza, inspirada en un romance dedicado al Cristo de La Laguna por el poeta Manuel Verdugo, fue interpretada por la soprano tinerfeña María Orán, acompañada al piano por Chiqui Martín.

Horas antes del concierto, la alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas; el director general de CajaCanarias, Álvaro Arvelo, ?organismos promotores del evento?, el viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canarias, Ángel Marrero, y los dos comisarios de la exposición, Francisco Galante y Luis Ortega, explicaron el contenido de la amplia muestra, anécdotas en torno a su organización y el significado de la misma.

Todos coincidieron en afirmar que esta iniciativa "marca un hito en la actividad cultural en las Islas y en la organización de exposiciones en Canarias", comparable a la que se desarrolló en Tenerife en 1935 promovida por "Gaceta de Arte", que reunió obras de los principales artistas del surrealismo europeo.

Ana Oramas incidió en la idea de que La Laguna se ha convertido en el escenario de esta iniciativa, hecha realidad tras tres años de arduo trabajo para "conseguir reunir en esta ciudad obras de tanta relevancia artística", una exposición que constituye un hito sin presentes, " una pieza del engranaje cultural que el ayuntamiento está poniendo en marcha en esta ciudad", y permitirá su proyección exterior.

También aludió a que el eje de esta propuesta, que ha contado con un presupuesto de cerca de un millón de euros, es el Cristo de La Laguna, "la luz de Canarias, el Lumen Canariense, y su tiempo. Esta exposición reconstruye la época en la que fue creado y su huella posterior a través de cerca de doscientas obras de valor incalculable".

"Esta iniciativa también recupera ?añadió? vestigios de la época en que fue construida la ciudad de San Cristóbal de La Laguna; cuando las Islas se convirtieron en un Museo Atlántico de obra flamenca gracias a los fuertes lazos comerciales con los Países Bajos".

Acto seguido explicó la gran calidad de las piezas reunidas, algunas de ellas exhibidas en el Metropolitan de Nueva York, o procedentes del Museo del Prado y de numerosos lugares de Canarias, piezas que hacen que esta exposición tenga el rango suficiente para ser exhibida en Madrid, Barcelona o Londres, "estamos al mismo nivel".

Los presentes resaltaron que esta exposición convierte a La Laguna en la capital cultural de Canarias, además de incrementar el "cachet" cultural del Archipiélago.

"Lumen Canariense" está estructurada en diez apartados que reúnen lo mejor del arte sacro flamenco que se hizo durante los siglos XV y XVI en los tres principales centros de producción: Castilla, Andalucía y Países Bajos.

El Instituto Cabrera Pinto acoge el núcleo central de la colección: pinturas, grabados y esculturas de los antiguos Países Bajos. La ermita de San Miguel se centra en la difusión del modelo nórdico en España.

Las dos salas de CajaCanarias centran sus contenidos en el Cristo de La Laguna y su influjo en la escultura barroca canaria, grabados de la Calcografía Nacional, orfebrería (cálices, portapaces...), cruces procesionales y libros.