Jornada Deportiva

Derrota histórica

El equipo gallego demostró su más lamentable versión y sucumbió por 8-3 en su visita a Mónaco. Los coruñeses dieron un recital de errores defensivos y facilitaron la escandalosa goleada de los del Principado, que ya habían sentenciado el partido en la primera mitad con un contundente tanteador: 5-2.
6/nov/03 12:32 PM
Edición impresa

No pudieron comenzar las cosas peor para el conjunto herculino, que a los dos minutos encajó el primer gol. Manuel Pablo falló en la cesión a Molina y el balón quedó a los pies de Rothen, que lo envió por encima del portero. El tanto rompía los esquemas de un Deportivo que deseaba ceder la iniciativa a los monegascos.

Todo cambió y los coruñeses se vieron obligados a asumir el control del choque en busca del empate. Por contra, los franceses se sentían cómodos obstaculizando la circulación de balón gallega y saliendo con velocidad al contraataque.

En apenas diez minutos, el Deportivo tenía ya dos goles en contra, uno más que en los tres anteriores choques de la Liga de Campeones. Y con este panorama, los coruñeses debieron insistir en buscar la portería de Roma, con la complacencia de los del equipo de Deschamps, que no tenían ningún problema en dejar tocar a su rival en posiciones poco peligrosas.

A los franceses no les hacía falta jugar bien, sino que les bastaba con aprovechar las imprecisiones visitantes para robar el balón en zonas peligrosas y encarar la meta de Molina.

Las facilidades dadas por los herculinos eran excesivas y los balones parados no eran una excepción. Y así llegó el tercero, tras un lanzamiento de córner rematado a placer por Prso. La debacle deportivista era total, pero aún había tiempo para hacer las cosas peor y no tardó en llegar el cuarto tanto de los locales.

Con todo casi sentenciado, el partido quedaba a expensas del rumbo que los franceses quisieran darle el partido. Y lo cierto es que el Mónaco decidió bajar su intensidad, lo que aprovechó el Deportivo para marcar dos goles: uno de Tristán a la media vuelta en área pequeña y otro de Scaloni al aprovechar un rechace del portero. Los herculinos podían creer en el milagro de la remontada, pero dos minutos después del tanto del argentino, en tiempo de descuento, Prso marcó su tercer tanto.

En la reanudación y como en otras ocasiones, Irureta quiso señalar un culpable y dejó en el vestuario al desafortunado Manuel Pablo. Pero el problema no era el lateral, como lo demostraron los dos siguientes goles del Mónaco en los cuatro primeros minutos de la segunda parte. Munúa, que entró por Molina, quiso sumarse al espectáculo y dejó un balón franco para que Plasil lo enviara a la red. Y poco más tarde, Prso no desaprovechó la ocasión de hacer su cuarto tanto.

Con tal número de goles, el partido resultaba más que vistoso para el espectador, pero el resultado era humillante para el Deportivo, por mucho que Tristán lo dulcificara un poco con un tercer tanto de los suyos. En los últimos minutos del partido, aún con ocasiones, el Mónaco concedió cierta tregua, necesaria para un conjunto coruñés desmoronado y que se dejó frente a los franceses buena parte de su prestigio en Europa. Fue un escándalo.

Irureta: "El más raro"

Irureta, técnico del Deprotivo, aseguró no tener explicaciones para la enorme derrota. "Es el partido más raro que he tenido entre manos", dijo. "El resultado es el que es, pero en el fondo no son más que tres puntos. Además, yo creo que hemos tenido tantas ocasiones como ellos", aseguró el técnico vasco. "Ellos han jugado todo el partido al contragolpe y les ha salido bien. Nosotros hemos tenido la posesión del balón pero no hemos sabido hacer gol, hemos tenido un mal día", afirmó.