Sucesos

El Congreso reforma de arriba abajo el Código Penal aprobado hace sólo 8 años

La nueva Ley cambia 170 artículos, crea 20 nuevas faltas y delitos y entrará en vigor en octubre de 2004. El PSOE e IU califican las modificaciones de reaccionarias. Los delincuentes habituales, agresores domésticos y los narcotraficantes serán los peor parados. También hay novedades en la Ley del Menor
COLPISA, Madrid
7/nov/03 10:23 AM
Edición impresa

El Congreso de los Diputados cambió ayer de arriba abajo el actual Código Penal, aprobado hace sólo ocho años con la abstención del PP, y que fue calificado por el PSOE, su promotor, como el "código de la democracia". La reforma, aprobada con los votos del PP, CiU y Coalición Canaria y rechazada por PSOE e IU, modifica más de 170 artículos del texto penal vigente -entre ellos parte de los puntos medulares del código- e introduce unos 20 nuevos delitos y faltas, con lo que se puede considerar que remodela un tercio de la ley de 1995.

La reforma, que no entrará en vigor hasta prácticamente dentro de un año, el 1 de octubre de 2004, cambia y endurece el sistema de penas, suprime y sustituye por otras sanciones los arrestos de fin de semana, endurece las condenas para delincuentes habituales, agresores domésticos y narcotraficantes, crea la pena de alejamiento e introduce la entrada en prisión para delitos como el impago de pensiones, el maltrato de animales, la conducción bajo efectos del alcohol o drogas, la tenencia de pornografía infantil o los delitos contra la propiedad intelectual e industrial -top manta-. El nuevo Código Penal sólo se le aplicará a los delitos cometidos antes del 1 de octubre, incluidos los ya juzgados, si el cambio beneficia al reo.

La falta de consenso político para impulsar la reforma se materializó ayer en un duro debate en el Congreso para su aprobación final y para aceptar las enmiendas que habían sido introducidas en el Senado. El PP justificó un cambio tan radical del Código Penal de 1995 en el hecho de que el texto anterior contase con "carencias notables" y rechazó las acusaciones de improvisación y partidismo al recordar que la reforma es fruto de los trabajos de una comisión de expertos plural que trabajó durante más de un año para ver los fallos de la ley anterior.

IU tiene sobre el texto una opinión semejante, pues cree que la reforma es "improvisada, partidista y reaccionaria" y que el nuevo código "recorta las garantías y los derechos constitucionales".

Cambia la Ley del Menor

La modificación de la Ley del Menor incluida en el proyecto, permitirá la personación de las familias de las víctimas como acusación en los procesos judiciales, mientras que las reformas de la Ley de Enjuiciamiento Criminal preven la creación de mecanismos de alerta para evitar la excarcelación de presos por el cumplimiento de la duración máxima de la pena preventiva sin haber sido juzgados y la obligatoriedad de los sospechosos de delitos graves a someterse a la prueba de ADN, entre otros aspectos. Los grupos socialista, de IU, PNV y Mixto criticaron la inclusión de las modificaciones de la Ley de Enjuiciamiento Criminal en materia de prisión provisional y de la Ley Penal del Menor en este proyecto. Así, el portavoz socialista, Javier Barrero, expresó la protesta de su grupo por la forma en la que se aprueba este proyecto, que calificó de "insólita y alarmante".

Luis Mardones, de Coalición Canaria, defendió la introducción de las disposiciones adicionales sobre prisión preventiva y la responsabilidad penal de los menores ya que, explicó, una modificación tan importante debe estar por encima de cualquier calendario.