Cultura y Espectáculos
ALBERTO VÁZQUEZ-FIGUEROA NOVELISTA E INVESTIGADOR

"Sólo el que fabrica produce riqueza"

El escritor tinerfeño, que ayer regresó a Santa Cruz para firmar ejemplares de su última novela, "Alí en el país de las maravillas", asegura que no tiene recetas para lograr el éxito y anuncia que Canarias acogerá parte del rodaje de la versión americana de "El perro", que dirigirá en 2004 Brian Yuzna.
J. A. DULCE, S/C de Tenerife
8/nov/03 20:28 PM
Edición impresa

El escritor tinerfeño Alberto Vázquez-Figueroa asegura que no tiene recetas para lograr el éxito. Si las tuviera, dice, "haría siempre una novela como Tuareg". Ayer regresó a su Isla natal para firmar ejemplares de su último libro "Alí en el país de las maravillas", donde narra la odisea de un humilde cabrero que es arrancado de su desierto natal y transportado a una ciudad enloquecida de Estados Unidos donde su parecido con Bin Laden le acarrea numerosos contratiempos. En las horas previas a su nuevo encuentro con los lectores concedió la siguiente entrevista a EL DÍA .

?Con su última novela ¿ha pretendido hacer una sátira de las neurosis que aquejan a las sociedades "avanzadas"?

?La escribí para divertirme, harto como estaba de hacer novelas serias que, además de costar más trabajo, suelen atraer a menos público. Así que para "desintoxicarme", decidí reírme e invitar al público a hacer lo mismo. Nada más salir al mercado, el libro ha tenido tanto éxito que un productor americano se ha interesado por llevarlo al cine. Cree que, en estos momentos, a Estados Unidos puede venirle bien esa autocrítica. Francamente, no me considero un experto en este país; sin embargo, les divierte el modo en que reflejo sus psicosis y manías, su forma de vida muchas veces absurda.

?¿Qué acogida tienen sus libros fuera del ámbito de habla hispana?

?Nunca se han traducido a los idiomas del mundo islámico, con excepción de Turquía. En Japón se venden muy bien, lo mismo que en Alemania y en los países escandinavos. En Estados Unidos nunca "he entrado". El mercado anglosajón es muy suyo. En una ocasión me hicieron una oferta para editar seis de mis novelas a gran escala, pero a cambio me exigían vivir un año en Estados Unidos tomando parte en un sinfín de presentaciones. Entonces les dije que si los libros gustan, se venden por sí solos; pero ellos tienen sus propias ideas: exigen márketing, agresivas campañas de lanzamiento. Yo soy enemigo de todo eso: cuando publico una nueva novela nunca salgo en la tele ni recurro a los medios para promocionarla.

?¿Se enorgullece de tener un público heterogéneo?

?El escritor que busca un determinado público se equivoca. El éxito o fracaso de una novela no está prestablecido. El lector de mis obras puede ser un camarero o un intelectual, un ama de casa o un joven enamorado de la aventura. Lo que sí sé es que el 70 por ciento de mis lectores son mujeres. No escribo para un público determinado. La única consigna que sigo es la de escribir aquello que me gusta y disfrutar de ello. Es lo que siempre aconsejo a los autores jóvenes.

?¿Cuál es la anécdota más sugestiva que guarda de sus encuentros con los lectores?

?Fue en Alicante, al término de una firma de ejemplares. Cuando todo el mundo se hubo ido, un señor se me acercó y me confesó que me debía la vida. Había perdido a su mujer y a su hijo en un accidente que a él le había dejado inválido. Quería andar cuanto antes, dijo, para poder lanzarse desde la cama del hospital, pero entretanto una enfermera le dejó uno de mis libros y vio que en ellos había personas que se sobreponían a la adversidad y luchaban por salir adelante; entonces se dio cuenta de que tenía que vivir. Cosas así son las que de verdad importan a un escritor, no las ventas, ni los homenajes ni las academias, que suelen ser muy falsos.

?Casi el cien por cien de los intelectuales españoles ha tomado partido contra la globalización. ¿Cuál es su punto de vista?

?Como todo, tiene su parte buena y su parte mala. Sucede con todas las ideas: el ser humano las estropea por una deficiente aplicación. Desde hace años estoy inmerso en la batalla del agua. El mito de su escasez no tiene sentido. En Lanzarote, por ejemplo, hemos demostrado que es posible fabricarla: a ningún hotel de la isla le falta. En Sicilia van a aplicar ahora mi sistema para desalar el agua de mar. Si la administración dirige mensajes de ahorro a la población es porque siempre va diez años por detrás. El que ahorra administra la miseria; sólo el que fabrica construye riqueza. Y este principio, que vale para la telefonía, los ordenadores o las telecomunicaciones, vale también para el agua.

?Es de suponer que tendrá un cartera un nuevo libro.

?Se titulará "El león invisible". El hombre blanco que viaja a África se imagina su muerte a manos de una tribu o por el ataque de un animal salvaje. En realidad, el enemigo más letal es el tifus, el ébola, el agua contaminada o la picadura de un mosquito: un sinfín de enfermedades que se mezclan en el organismo con resultado de muerte. Ése es el "león invisible", que, a diferencia del visible, puede perseguirte allí donde vas.

LoS DATOS
6 rodajes en 2004

Disfrute creativo y rendimiento comercial van unidos en la carrera del autor, quien, a propósito, considera que escribir "es como hacer el amor": "Haces el amor una y otra vez con una mujer que te gusta, y de repente dicen que van a pagarte por ello". Es lo que le sucedió con "Ébano". Hasta entonces había escrito unas 25 novelas de las que se habían publicado 15. "El gran éxito de Ébano catapultó a las demás". Durante el próximo año se producirán hasta seis películas basadas en sus obras, concretamente "Alí", "Ícaro", "Viracocha", "Fuerteventura", "El señor de las tinieblas" y "El perro", cuya versión americana dirigirá en España (y parte de ella en Canarias) Brian Yuzna.

ALBERTO VÁZQUEZ-FIGUEROA NOVELISTA E INVESTIGADOR