Actualidad

Mauricio anuncia que revisará los planes sectoriales para ajustarlos a la realidad

El consejero de Economía y Hacienda, José Carlos Mauricio, aseguró ayer que los programas de obras negociados con los cabildos "no son ejecutables al cien por cien tal y como están" y añadió que algunas de las infraestructuras previstas las ejecutarán sociedades privadas para aprovechar recursos de la RIC.
CARLOS VEGA, Tenerife
11/nov/03 14:14 PM
Edición impresa

El consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Canarias, José Carlos Mauricio, anunció ayer que se revisarán los planes sectoriales de infraestructuras negociados en la anterior legislatura con los cabildos para "cambiar sus prioridades y negociar sobre la realidad de las inversiones existentes".

Mauricio afirmó, en una rueda de prensa improvisada tras su comparecencia en la comisión de Presupuestos y Hacienda del Parlamento regional, que "los planes sectoriales no son ejecutables al cien por cien tal y como están y que, por tanto, hay que revisarlos".

Agregó que se cambiarán los programas sectorizados por planes insularizados, donde los cabildos tendrán que volver a determinar sus prioridades.

El consejero de Economía y Hacienda insistió en que es preciso "temporalizar las inversiones previstas hasta 2010 para darles una mayor eficacia", pues una parte de las obras planificadas podrán prefinanciarse y su ejecución adelantarse mediante los recursos procedentes de la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC), aunque reconoció que "pueden existir algunas trabas administrativas".

El presupuesto de los diez planes sectoriales asciende a 2.010 millones de euros y prevé inversiones hasta el año 2010 en el caso de dos programas, y hasta 2006 en el resto.

Esta planificación plurianual, que se estableció en una disposición adicional de la Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma de 2001, afecta a materias tan dispares como el acondicionamiento de carreteras, red viaria, saneamiento y depuración, residuos sólidos, infraestructuras y calidad turística, restauración de conjuntos históricos, infraestructuras y equipamiento cultural, sociosanitario, rural y agrario y ganadería. Muchos de estos planes de obras estarían financiados al 50 por ciento por los cabildos, al tratarse de materias transferidas.

Mauricio expuso que las obras de carreteras, excepto las incluidas en el convenio firmado con el Estado, las de saneamiento y medio ambiente, podrán ejecutarse a través de sociedades privadas que prefinancien las obras con cargo a la RIC, donde "existe una capacidad anual de mil euros en inversión".

Respecto a las infraestructuras turísticas, previstas en los planes sectoriales, manifestó que debe ser el empresariado del subsector el que afronte la inversión, aprovechando las rebajas fiscales de las que se benefician.

El consejero de Economía y Hacienda auguró que los planes de obras, con el nuevo sistema de prefinanciación, podrían acelerar su ritmo y estar finalizados en 2007.

En la comisión parlamentaria de presupuestos adelantó que se realizará un programa de actuaciones cada tres años, negociado con los cabildos, donde se incluirán las obras prioritarias que están previstas hasta el año 2010.

El objetivo, explicó José Carlos Mauricio, es ofrecer esas infraestructuras, a través de concurso público, a las empresas privadas con el fin de poder "multiplicar el ritmo de los programas de inversión por dos".