La Laguna
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Tensión ante el Congreso por una protesta de pensionistas a la que acude Podemos leer

El PEP habilita 1.000 viviendas más de las permitidas por el Plan General

El Plan Especial de Protección (PEP) del casco histórico de La Laguna, que se expondrá al público una vez aprobado en sesión plenaria, pretende que aumente la población.
EL DÍA, La Laguna
12/nov/03 14:32 PM
Edición impresa

 Después de que hace un año un equipo redactor comenzara a trabajar en el esperado Plan Especial de Protección (PEP) del casco histórico de La Laguna, el documento fue presentado ayer de forma oficial por las tres fuerzas políticas del ayuntamiento (CC, PP y PSOE) y por la coordinadora del equipo en-cargado de la redacción de este plan, María Luisa Cerrillos. Entre los aspectos más novedosos del documento destaca el aumento de 1.000 viviendas más en el casco de las que permite el actual planteamiento urbanístico, con un techo de aproximadamente 4.500 viviendas: Se trata de fomentar con ello el aumento de la población, muy escasa según los responsables del proyecto si se quiere conseguir un "casco vivo y dinámico".

Con esta presentación se co-mienzan a definir las líneas de actuación en el casco histórico a través de un plan de gestión, que obligará en algunos casos a modificar las actuales normativas urbanísticas y el planeamiento, con la intención de conseguir el equilibrio entre la adaptación de la ciudad a los nuevos tiempos y la conservación de los inmuebles históricos que han favorecido la declaración de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad.

Para llevar a cabo este plan y encontrar soluciones a los problemas actuales del centro, el equipo responsable ha estudiado durante este año un total de 614 edificaciones catalogadas, de las que se han realizado 300 levantamientos o análisis, 266 desde el mismo interior de las casas.

De cada edificación se ha elaborado una ficha donde figura el estado de la misma, y de este estudio se concluye que un 65% se encuentran en buen estado, un 24% en estado regular y un 11% en malas condiciones".

Además, el PEP propone la eliminación del concepto "patio de manzana", la incorporación de garajes subterráneos y permitir una ocupación máxima del 70% en la zona del casco, así como la renovación del sector comercial y la readecuación de la franja de la ciudad junto al barranco de la Car-nicería, cuya zona se podría convertir en la verdadera "entrada de la ciudad".

Nuevos aparcamientos

Con respecto a los aparcamientos, uno de los grandes problemas que sufre el casco de La Laguna, el plan recoge la necesidad de crear nuevas zonas de estacionamiento con la instalación de 2.882 nuevas plazas, además de las 1.270 existentes en Las Quinteras y La Trinidad.

Como nuevos lugares de aparcamiento figuran San Antonio y San Francisco o la antigua cochera de San Benito, y este estudio concreto contabiliza un total de 2.046 plazas de estacionamiento en superficie, de las que se eliminarían 360 con las modificaciones propuestas para la reurbanización del casco histórico.

Para la coordinadora del equipo redactor, María Luisa Cerrillos, "esta propuesta en relación con los aparcamientos se debe a que queremos que el casco sea accesible, pero que no se utilice para pasar, porque con ello se congestionan las calles del centro histórico".

Cerrillos apuntó en este sentido que se intentará facilitar el uso peatonal y el desarrollo del comercio, por lo que los vehículos sólo pasarán por las calles peatonales para la carga o descarga, además de los de los residentes en la zona, junto con varios minibuses que, en sentido circular, conectarán las diferentes paradas con el centro histórico.

Tanto para la coordinadora del plan como para la alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas, y el concejal socialista José Antonio Val-buena, que intervinieron en la presentación, lo importante de la puesta en marcha del plan es que "intervenir en el casco es rentable a partir de ahora, y que los promotores y dueños de los edificios históricos se den cuenta de que tiene más beneficios rehabilitar que edificar una promoción de apartamentos".

Por otra parte, los diferentes intervinientes destacaron que antes del PEP, las posibilidades de intervenir en La Laguna "estaban sofocadas", y recalcaron que se trata de una ciudad "que sabe hacer arquitectura porque el 20% de los edificios catalogados corresponden a los siglos XIX y XX, no imitando como se cree a los modelos arquitectónicos de los siglos XVI, XVII o XVIII".

Después de que hace un año un equipo redactor comenzara a trabajar en el esperado Plan Especial de Protección (PEP) del casco histórico de La Laguna, el documento fue presentado ayer de forma oficial por las tres fuerzas políticas del ayuntamiento (CC, PP y PSOE) y por la coordinadora del equipo en-cargado de la redacción de este plan, María Luisa Cerrillos. Entre los aspectos más novedosos del documento destaca el aumento de 1.000 viviendas más en el casco de las que permite el actual planteamiento urbanístico, con un techo de aproximadamente 4.500 viviendas: Se trata de fomentar con ello el aumento de la población, muy escasa según los responsables del proyecto si se quiere conseguir un "casco vivo y dinámico".

Con esta presentación se co-mienzan a definir las líneas de actuación en el casco histórico a través de un plan de gestión, que obligará en algunos casos a modificar las actuales normativas urbanísticas y el planeamiento, con la intención de conseguir el equilibrio entre la adaptación de la ciudad a los nuevos tiempos y la conservación de los inmuebles históricos que han favorecido la declaración de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad.

Para llevar a cabo este plan y encontrar soluciones a los problemas actuales del centro, el equipo responsable ha estudiado durante este año un total de 614 edificaciones catalogadas, de las que se han realizado 300 levantamientos o análisis, 266 desde el mismo interior de las casas.

De cada edificación se ha elaborado una ficha donde figura el estado de la misma, y de este estudio se concluye que un 65% se encuentran en buen estado, un 24% en estado regular y un 11% en malas condiciones".

Además, el PEP propone la eliminación del concepto "patio de manzana", la incorporación de garajes subterráneos y permitir una ocupación máxima del 70% en la zona del casco, así como la renovación del sector comercial y la readecuación de la franja de la ciudad junto al barranco de la Car-nicería, cuya zona se podría convertir en la verdadera "entrada de la ciudad".

Con respecto a los aparcamientos, uno de los grandes problemas que sufre el casco de La Laguna, el plan recoge la necesidad de crear nuevas zonas de estacionamiento con la instalación de 2.882 nuevas plazas, además de las 1.270 existentes en Las Quinteras y La Trinidad.

Como nuevos lugares de aparcamiento figuran San Antonio y San Francisco o la antigua cochera de San Benito, y este estudio concreto contabiliza un total de 2.046 plazas de estacionamiento en superficie, de las que se eliminarían 360 con las modificaciones propuestas para la reurbanización del casco histórico.

Para la coordinadora del equipo redactor, María Luisa Cerrillos, "esta propuesta en relación con los aparcamientos se debe a que queremos que el casco sea accesible, pero que no se utilice para pasar, porque con ello se congestionan las calles del centro histórico".

Cerrillos apuntó en este sentido que se intentará facilitar el uso peatonal y el desarrollo del comercio, por lo que los vehículos sólo pasarán por las calles peatonales para la carga o descarga, además de los de los residentes en la zona, junto con varios minibuses que, en sentido circular, conectarán las diferentes paradas con el centro histórico.

Tanto para la coordinadora del plan como para la alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas, y el concejal socialista José Antonio Val-buena, que intervinieron en la presentación, lo importante de la puesta en marcha del plan es que "intervenir en el casco es rentable a partir de ahora, y que los promotores y dueños de los edificios históricos se den cuenta de que tiene más beneficios rehabilitar que edificar una promoción de apartamentos".

Por otra parte, los diferentes intervinientes destacaron que antes del PEP, las posibilidades de intervenir en La Laguna "estaban sofocadas", y recalcaron que se trata de una ciudad "que sabe hacer arquitectura porque el 20% de los edificios catalogados corresponden a los siglos XIX y XX, no imitando como se cree a los modelos arquitectónicos de los siglos XVI, XVII o XVIII".

Los datos

Poca población y zonas verdes

El estudio elaborado por el PEP refleja que en el casco histórico lagunero existen pocos espacios libres y zonas verdes mal diseñadas, motivo por el que en el plan se recomienda la ampliación en 14.000 metros cuadrados más para estos lugares, así como el aumento en 11.500 metros cuadrados para usos deportivos.

La zona comercial se fija entre las calles Herradores, Carrera y San Agustín, mientras que el sector norte del casco se encuentra deprimido por la concentración de viviendas viejas.

En cuanto a las calles del casco, existen 300 laterales de casa agresivos en las vías, y un total de 248 edificios que no se encuentran alineados, lo que ha provocado un gran nivel de agresión urbana en este lugar.

197 edificios copian el estilo lagunero arquitectónico denominado como falso.

El casco cuenta con poco más de 100 habitantes por hectárea, una cifra muy baja según los redactores del plan.

De las 614 edificaciones catalogadas, un total de 47 son nuevas, ocho han sido descatalogadas y, de éstas, cinco no corresponden ni a la clasificación de edificios.

Se han aumentado también alrededor de 14.000 metros cuadrados de área para plazas.

En la zona de La Catedral, se devuelven más de 1.000 metros cuadrados para conseguir una mayor cantidad de espacios libres y zonas peatonales para los transeúntes.

El PEP establece un plan de tráfico selectivo que pretende ganar metros cuadrados, ya que en la actualidad hay casi 500 plazas de garaje sin utilizar por todo el casco histórico de La Laguna.

Las residencias de estudiantes en la zona figuran como una buena alternativa para la recuperación de vivienda y el aumento de población para el centro lagunero.

El plan contempla la posibilidad de aparcamientos subterráneos en las casas de nueva construcción.

Se establecerá una nueva ordenanza urbanística que permita aprovechar los metros cuadrados de los patios interiores de las viviendas históricas.

Se fija un nuevo catálogo de protección en cinco niveles. Dos de tipo integral autorizando la incorporación de instalaciones; dos de tipo ambiental con la autorización de una obra complementaria, y uno parcial donde sólo se protegen elementos puntuales.